Los Ronaldos
El grupo Los Ronaldos durante un concierto. WARNER MUSIC
El grupo de Coque Malla se despide de nuevo de sus incondicionales. No es un adiós definitivo, pero sí "para una temporada". Los Ronaldos, mítica banda de los 90, actúan esta noche en Madrid para poner la guinda a
tres años de conciertos y de "disfrute" al máximo, tras un primer amago de abandono.

Para que quede un recuerdo "registrado", no obstante, editan La bola extra, un CD-DVD, grabado en directo el año pasado en la sala Joy Eslava. Y en él se nota que muchas veces se lo pasan "mejor que el público" cuando se juntan para tocar. Hoy aparcan la furgoneta otra vez, al menos, hasta que Elvis resucite...

Acababan de volver y ya se despiden de nuevo, ¿por qué?

Coque Malla:
Porque es lo que nos apetece. Igual que volvimos porque nos apetecía, ahora nos apetece dejarlo sin comprometernos a dejarlo para siempre ni a volver dentro de un año. Nos apetece parar, hacer otras cosas.

Luis García: Ir y volver, moverse...

Ricardo Moreno: Para mantener la chispa.

Son entonces un poco como los toreros, que dicen que se retiran y luego...

Coque:
No, nosotros no nos retiramos.

Ricardo: No, nosotros lo cogemos y lo dejamos para tener las ganas siempre.

Lo único que podemos decir es que, de momento, no vamos a tocar

Luis Martín: Sale disco nuevo, que te viene muy bien para hacer gira. Aunque nosotros no vamos a hacerla. De todas maneras, tenemos que promocionar el disco nuevo, que es lo que hay que hacer. Pero lo único que podemos decir es que, de momento, no vamos a tocar, que nos gusta mucho todo lo que nos ha pasado estos tres años, que nos encanta el disco, que es genial, pero que no vamos a tocar.

Aunque sí que volvieron sobre todo para hacer directos.

Luis M.: Sí, volvimos por el gusto de tocar juntos otra vez.

Coque: Han sido tres años de mucho movimiento, de muchos conciertos. No tanto de mucha producción discográfica porque hemos sacado sólo cuatro canciones nuevas; es lo que había. Y, sobre todo, lo que hemos hecho es tocar en directo, que es lo que más nos gusta.

¿Qué es lo que les engancha de los conciertos? ¿la gente?

Coque:
Muchas cosas.

Ricardo: El repertorio. Canciones que las hemos tenido ahí mucho tiempo sin tocar y recuperarlas ha sido un gusto. Y la gente, por supuesto. Hay veces que no sabemos si nos lo estamos pasando mejor nosotros o el público.

Luis M.: Eso es cierto.

Coque: Viajar, conocer gente.

¿Son de llevar la furgoneta a todas partes?

Luis G.: Sí, normalmente en España no hay mucha distancia. Y a mí me gusta.

Coque: Forma parte del concierto también, aunque parezca que no.

Luis M.: Además lo compartes todo con gente que se conoce su repertorio.

Tienen un público muy fiel...

Estos años ha ido engordando el número de incondicionales



Ricardo: Esa suerte tenemos, sí. Es una de las cosas que nos ha hecho alargarnos esta temporadita de tres años y ver que tenía sentido tocar para mucha gente. Se ha ido engordando ese número de incondicionales.

Son una de las bandas que mejor ha madurado en el panorama español, ¿lo creen ustedes también así?

Ricardo:
Qué guay.

Luis M.: Ponlo, ponlo. (Risas).

Coque: Sí, tocamos mejor. Cuando nos separamos nos dedicamos a ser músicos, a tocar, a hacer canciones, a investigar, mi voz en mi caso. Yo hice muchos conciertos acústicos, acompañado de otro guitarrista nada más, y eso te da mucha escuela. He mejorado mucho cantando, y los demás con sus instrumentos.

Ricardo: Yo he tocado por ejemplo con Mastretta y otra gente. Y ha sido una sorpresa después de haber tocado con otra gente, ver la química que había entre nosotros. Es una suerte, porque para que un grupo suene tiene que pasar tiempo. Nosotros nos juntamos de repente en un homenaje que nos hicieron en la sala Siroco y nos quedamos estupefactos de cómo sonábamos, sin haber ni probado sonido.

Este año muchos grupos míticos han vuelto a reunirse, ¿cuál es el regreso que más les ha gustado?

Ricardo:
Los Coyotes. Los ví en la Sala Sol y me parecieron increíbles. Lo cual te da una idea de que algo ni es bueno ni es malo, si no que depende de cómo se haga cada cosa. Ha habido algunas reuniones de bandas apestosas que no voy a nombrar...

¿Por qué?

Hay reuniones que se ve que son por cuestiones económicas o por nostalgia

Ricardo: Porque quedaría feo. Hay reuniones que se ve claramente que son por cuestiones económicas o por nostalgia, y hay otras que están plenamente justificadas por el gusto que te da volver a disfrutar de algunas canciones que creías que no volverías a escuchar.

Luis M.: La gira que hicieron Los Enemigos con motivo del aniversario del primer disco, también fue muy potente. Volver a ver a Los Enemigos originales tocando las canciones del principio... Y luego, internacionalmente Police es un punto.

Luis G.: A mí, por ejemplo, Devo, que los vi en Benicàssim.

Coque: ¿Pero no se habían separado?

Luis G.: Sí, un poco como nosotros.

Ricardo: Los B-52's también.

Luis M.: Los Who.

Coque: Joder, yo no he visto a ninguno de estos, me da una rabia...

¿Y quién les gustaría que volviese? Porque parece que hasta se apunta Michael Jackson...

Coque y Ricardo: ¡Ojalá que vuelva!

Ricardo: Elvis Presley, me apetece mogollón.

Luis M.: Janis Joplin.

Coque: Los Beatles. ¡Elvis está vivo!

Luis G.: Trabaja en El Corte Inglés de Goya. (Risas).

¿El de hoy va a ser su último concierto?

Ricardo:
En una temporada, seguro. Pero está bien que haya un registro de lo que hacemos, porque luego a lo mejor estás una temporada sin hacer nada y la gente se cree que has estado tocando. El CD La bola extra es esta época de ahora pero documentada. O las canciones que sacamos en su día con Subterfuge.

Luis G.: Un DVD nunca lo habíamos sacado. Hemos sacado directos, discos de estudio, pero no un DVD.

Coque: Algún directo sí, pero no te podías poner hasta ahora un concierto de Los Ronaldos en casa.

Luis G.: Aunque el repertorio es el que es, pero...

¿Harán hoy algo especial?

Ricardo: Intentamos cada vez que nos subimos al escenario que sea especial.

Tocaremos clásicos del repertorio, pero también canciones de otros grupos


Luis G.: Tocaremos clásicos del repertorio, pero hemos cogido canciones nuevas de otros grupos que nunca nos habíamos planteado tocar. Pero como es el último...

Se van a perder todos los festivales de este verano...

Luis G.: Bueno, pero se puede ir de público.

Ricardo: Sí, desde el punto de vista del negocio igual lo estamos haciendo un poco mal. Este verano iba a sonar el teléfono y ya iban a estar preguntando si estamos locos o qué.

Igual es mejor, porque puede que haya saturación...

Ricardo:
Es mejor no esperar a que haya saturación. Sino quedarte siempre con las ganas.

Luis M.: Pero me da la sensación de que la parte del negocio nunca ha sido nuestro fuerte. Nuestro fuerte ha sido hacer canciones y tocar, y eso es lo que estamos haciendo y lo que ha quedado ahí.

Luis G.: Si te fijas en estos tres años hemos cambiado de compañía dos veces, es curioso...

¿Se arrepienten de algo?

Todos:
No.

Coque: 'Pa qué'.

Ricardo: Yo me arrepiento de haberlo pasado mal a veces. Pero siempre aprendes de las cosas, te forja el carácter.

¿Y de alguna canción? Que dijeran 'qué mala es'...

Coque: No.

Luis G.: Es que si hubiera pasado eso no la habríamos publicado nunca.

Coque: Te da tiempo a arrepentirte antes de que pase eso. Es una cosa tan visceral componer una canción y luego tocarla que lo notas enseguida.

¿Se acuerdan de todas?

Coque: La verdad es que bastante. Están como selladas en la mente. Es una cosa que no se olvida.

Cuando te pones a ensayar con todos y la cosa sale sola



Luis M.: Ahora que hemos tocado canciones que hace tiempo que no tocábamos, te pones a hacer los deberes en casa y te cuesta. En cambio, te pones a ensayar con todos y te sale solo.

¿Se han aburguesado o siguen saliendo de juerga como antes?

Ricardo: Yo me temo que siempre estuve aburguesado.

Luis M.: Yo tengo juerga todas las noches en casa, así que no me hace falta salir. (Risas)

¿Habrá alguna otra 'bola extra' perdida más adelante?

Coque: Quién lo sabe. Eso es lo bonito, que lo dejamos todo al azar y a la impronta y a la espontaneidad. Calcular algo así es contraproducente e inútil.

¿Qué van a hacer ahora?

Luis M.: Seguir tocando. Nosotros tocaremos para nosotros y luego cada uno con sus amigos o lo que salga...

Coque: Hacer canciones y conciertos, que es lo que sabemos hacer. Seguir tocando, haciendo cosas.

¿Y volver a hacer cine?

Coque: ¿Por qué no? Si surgen proyectos interesantes, sí. Pero vamos, yo voy a hacer música.

¿Les da para ganarse la vida con estas idas y vueltas?

Coque: Sí.

Ricardo: Salvamos la temporada y luego hay que ponerse otra vez. Pero, como decía Luis, lo del negocio nunca ha sido nuestro fuerte.

A raíz de todo lo ocurrido con Eurovisión, ¿qué opinan de Myspace como plataforma de lanzamiento de artistas?

MySpace no sustituye para nada a la industria tal y como la conocemos



Ricardo: Está muy bien para conocer gente a nivel especializado, casi personal. Pero que no sustituye para nada a la industria tal y como la conocemos. Los canales de promoción están copados por las gentes que ya funcionan, que tienen un nombre, como nosotros; pero nosotros, por ejemplo, estamos en los dos sitios.

¿Y no podría eso ser la solución a la crisis?

Luis M.: Cosas como Myspace son mucho ruido y pocas nueces.

Ricardo: Está muy bien para obtener información, pero para sacar un proyecto nuevo adelante... no está tan claro. Lo mejor es tener una casa de discos y que te haga promoción. Si te fijas, los Artic Monkeys fueron un fenómeno de MySpace, pero fueron una excepción tremenda. Pero es un fenómeno inducido, porque en eso también hay autopromoción...

Luis G.: En realidad los Artic Monkeys han promocionado a MySpace. Lo que tienes que hacer si tienes un grupo y canciones e tocar en directo. Y a partir de ahí, utilizar todos los canales de promoción que puedas, y si tienes la suerte de que te fiche una discográfica y te ayude, estupendo.

Ricardo: Tienes que gustarle a tus amigos y a los amigos de tus amigos. Y que luego venga alguien preguntando por ti.

Y tener sitios donde tocar...

Ricardo:
Ya, no hay dinero. Te ofrecen la taquilla o pagas por alquilarla o en algunos casos muy optimistas te pagan. Te tiene que gustar mucho la música par empezar un proyecto. Lo dice Caballero Bonald, nunca habrá buen tiempo para la poesía. Los músicos tenemos malos y buenos tiempos, pero la música no tiene por qué resentirse de eso. Como la poesía no lo hizo nunca jamás...