Según ha informado el PP en un comunicado, este plan pasa por "recuperar la Ley Agraria balear que aprobó el Partido Popular en 2015 y que facilitaba a los agricultores el poder realizar actividades complementarias, para poder vivir del campo".

El candidato Vicent Marí ha recordado que "Ibiza se enfrenta a un reto, el de mantener vivo el campo ibicenco, y eso significa que la administración ha de poner todos los estímulos necesarios para que los propietarios de fincas agrarias no las abandonen, y no trabas como se están poniendo ahora".

Marí ha explicado la importancia que el sector primario, en general, tendrá en el programa electoral del PP, "en el que se han intentado recoger todas las inquietudes de agricultores, ganaderos y pescadores, para que vean en el Consell de Ibiza un aliado en todos los retos que el mercado global y las normativas nacionales y europeas suponen para pequeños productores como los de la isla".

Por su parte, Company ha mostrado todo su apoyo "a un sector y a unos payeses completamente olvidados durante cuatro años por el Govern de Armengol". Como ha explicado Company, ahora, la nueva ley "carece del consenso del sector", se ha hecho en base a "criterios ecologistas y urbanistas, no agrarios, y apuesta por una agricultura no profesional sino folclórica, más propia del siglo XIX que del XXI, que quita derechos y oportunidades a los agricultores y que desincentiva el relevo generacional".

Por otro lado, Company ha trasladado a sus interlocutores que si consiguen gobernar volverán a "repartir las ayudas de la Unión Europea a los payeses a 30 días de justificar sus inversiones, no como en esta legislatura donde el reparto de estos fondos se está retrasando en algunos casos 2 o 3 años".