A apenas 700 metros del paraje natural de Maro - Cerro Gordo, la costa de Nerja, en la provincia de Málaga, acumula nada menos que nueve toneladas de toallitas a unos 50 metros de profundidad, según han informado al diario Sur los técnicos enrolados en el navío de investigación.

Los agentes de la Guardia Civil que trabajan en la operación Vastum, que se inició en 2017 a raíz de las denuncias de Ecologistas en Acción Andalucía, y los científicos de uno de los buques del Instituto Español de Oceanografía que peinaron la zona durante cinco días el verano pasado calcularon esa cifra a tenor de las fotos y vídeos recabados.

Tanto Seprona, como la Fiscalía han condenado lo sucedido como un delito medioambiental y continúan con la investigación a raíz de las denuncias acumuladas en las que se manifiestan las "graves irregularidades" en el vertido de aguas residuales urbanas que se depositan en el mar y en cauces públicos.

En las amonestaciones, se culpa a determinados ayuntamientos que depositaban "de forma continua, dolosa y haciendo caso omiso a los requerimientos de la Administración" estas aguas, que no tienen ni el ciclo primario de depuración.

Las pesquisas de Seprona acumulan ya cinco cargos o excargos públicos investigados en Coín y otros once en Nerja. El coste, que en primer lugar asume el Estado, pero que puede ser traspasado en caso de condena, es de unos 11.000 euros diarios.