Vivienda en la calle
Vivienda en venta en la calle Francisco Remiro que antes era un local comercial.  JORGE PARÍS

La dificultad de acceso a la vivienda en la ciudad de Madrid está modificando el comportamiento de los vecinos de la capital. Los precios al alza tanto del alquiler como de los pisos en propiedad han provocado que muchos madrileños vean en la compra de locales comerciales una opción más económica para tener una residencia tras solicitar un cambio de uso. El daño colateral de esta creciente tendencia lo está sufriendo la actividad comercial de los barrios, que están viendo como las tiendas o bares de toda la vida están desapareciendo.    

Según datos municipales, desde 2015 el Ayuntamiento de Madrid ha autorizado la transformación de 778 locales comerciales en vivienda y se encuentra tramitando otras 500 conversiones de uso. Los distritos que más transformaciones acumulan en estos últimos cuatro años son Ciudad Lineal (102), Fuencarral-El Pardo (85), Latina (71) y Carabanchel (67). Las cifras indican que se trata de un fenómeno creciente en nuestra ciudad. En 2015, se solicitaron 9 cambios de uso; en 2016 se elevó el número a los 86; y en 2017 y 2018 se ha disparado la cifra hasta los 215 y 368 cambios de uso, respectivamente. En lo que va se año se han autorizado 100. 

Fuentes del sector inmobialiario consultadas por 20minutos apuntan como causa la proliferación de los pisos turísticos. Argumentan que el motivo principal para comprar ahora un bajo comercial para convertirlo en vivienda es la nueva exigencia municipal que plantea el recién aprobado Plan Especial de Hospedaje: que el piso tenga un acceso independiente a la calle. 

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de la capital descartan esa tesis y apuntan al alto precio de la vivienda como responsable. "Hemos detectado que este aumento en la petición de los cambio de uso de un local a vivienda está relacionado con el alza del precio de la vivienda", señalan desde al Área de Desarrollo Urbano Sostenible. "Se están pidiendo por toda la ciudad, aunque el mayor porcentaje se encuentra en distritos que están fuera de la M-30 y el fenómeno de los pisos turísticos afecta a los distritos más céntricos", explican. Según datos del portal idealista, el pasado enero, el precio del metro cuadrado de la vivienda de segunda mano en la capital alcanzó los 3.903 euros frente a los 2.718 euros del mismo mes de 2015. El incremento es del 43,5% en cuatro años

La razón fundamental para decidir comprar un local comercial para reformarlo como vivienda es el precio. En Usera, junto a Plaza Elíptica, por ejemplo, una vivienda de 60 metros cuadrados alcanza en la actualidad los 130.000 euros mientras que un bajo comercial en la misma zona lo podemos comprar por unos 65.000, según los anuncios de venta que aparecen en idealista. Es decir, un local comercial cuesta más o menos la mitad que un piso con los mismos metros. Al precio de compra habría que añadirle la reforma necesaria para transformarlo en vivienda (entre 15.000 y 20.000 euros para 60 m2, según empresas consultadas) y luego el cambio de uso, pero aún así sale mucho más económico. 

Esta cuestión precisamente fue planteada en la última comisión de Desarrollo Urbano Sostenible por la portavoz del PSOE en la materia, Mercedes González. La edil socialista llamó la atención sobre lo que denomina "transformación silenciosa" de los barrios debido a que influye en la "desaparición del comercio de proximidad", un sector ya de por sí tocado por la presencia de los grandes comerciales y el auge del comercio electrónico. González aseguró que esta práctica altera las dotaciones comerciales previstas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y altera el número de viviendas cada ámbito, lo que puede llegar a influir negativamente en los equipamientos y servicios.

"La mayoría de pisos son ilegales"

Los comerciantes corroboran las afirmaciones de la edil socialista y pintan más negra aún la situación. "En los últimos años, hemos constatado la transformación de unos 200 locales comerciales en viviendas. La mayoría de los pisos son ilegales porque no han hecho el cambio de uso", asegura Fernando Cifuentes, presidente de la Asociación de comerciantes del Barrio del Pilar (ACOBPILAR), en el distrito de Fuencarral, uno de los más afectados.

Cifuentes explica que, por ejemplo, en el mercado tradicional de la zona del Poblado Dirigido de Fuencarral casi todas las tiendas han sido sustituidas por viviendas. "La gente no tiene siquiera una tienda cercana donde comprar pan", lamenta este publicista con un negocio que lleva dos décadas funcionando en el barrio del Pilar. "Es una pena lo que está pasando en el barrio. El comercio más cercano a los vecinos está desapareciendo. En la plaza Ribadeo o Fonsagrada el 70% de los locales está cerrado".  

El Gobierno municipal de la ciudad de Madrid ha mostrado su preocupación por el asunto y ha anunciado que evaluará, si sigue gobernando, un plan para regular con más contundencia los cambios de local comercial a vivienda, algo que no puede acometer en este momento ante la próxima celebración de elecciones

Consulta aquí más noticias de Madrid.