La puesta en servicio de 17 nuevos kilómetros de la A-23 reduce el recorrido ent
La puesta en servicio de 17 nuevos kilómetros de la A-23 reduce el recorrido ent MINISTERIO DE FOMENTO

Este jueves se han abierto dos tramos de la autovía A-23 en la provincia de Huesca, entre Alto de Monrepós y Lanave, y la apertura al tráfico, temporalmente en modo bidireccional hasta el verano, de un tercer tramo de nueva calzada entre Congosto de Isuela y Arguis.

Los tramos que se han puesto en servicio son Congosto de Isuela-Arguis, de 2,3 kilómetros de nuevo trazado que conforman la calzada sentido Jaca de la autovía; Alto de Monrepós-Caldearenas, de 4,1 kilómetros de nuevo trazado que conforman la calzada sentido Jaca de la autovía y Caldearenas-Lanave, de 2,2 kilómetros de nuevo trazado que conforman la calzada sentido Jaca de la autovía y 8,5 kilómetros de la calzada sentido Huesca.

La apertura de estos tramos va a permitir aumentar la seguridad y ahorrar a los conductores 3,5 kilómetros de recorrido en el sentido hacia Jaca y 1,5 kilómetros en el sentido hacia Huesca. López Guarga ha apuntado que "el tráfico de modo unidireccional permite aumentar la seguridad, ya que evita que nos encontremos con vehículos que circulen de frente" y además "la capacidad de la vía se ve aumentada notablemente porque vamos a disponer de cuatro carriles".

Una nueva situación que ha sido posible gracias a una inversión de 238,5 millones de euros y una obra compleja con tres túneles, uno de ellos de casi 3 kilómetros, el tercero más largo de Aragón junto a los de Somport y Bielsa.

El jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Aragón, ha señalado que "uno de los puntos más importantes de lo obra es el túnel de Caldearenas, que tiene casi 3 kilómetros de longitud, y cuenta con una tecnología muy avanzada", ya que "se le ha dotado con iluminación de tecnología led, el cableado no se ve desde el túnel, tiene cámaras térmicas y la singularidad es que se ha creado una plataforma de gestión conjunta

e integrada para todos los túneles".

López Guarga ha reconocido que hacer una autovía en un puerto como Monrepós ha sido todo "un reto". Así, ha manifestado que "esta es una de las obras más difíciles que se ha hecho en España en estos momentos por parte de Fomento, auqnue hay otros puntos en la geografía española que también tienen su problemática".

De esta forma, ya es posible viajar de Huesca a Lanave por autovía, a excepción de los algo más de 3 kilómetros antes de llegar a Arguis por el Congosto de Isuela que entrarán en servicio después de verano.

El Puerto de Monrepós tiene una circulación media de casi 9.000 vehículos diarios.

Por otra parte, Rafael López Guarga se ha referido a los tramos que faltan para completar la A-23 y la A-21. "Queda pendiente el tramo entre Lanave y Sabiñánigo Sur, el tramo Sabiñánigo Este y Sabiñánigo Oeste y quedaría la variante de Jaca, que es un proyecto conjunto, ya que une la A-23 y la A-21, así como los tramos de Puente La Reina a Fago, que está con el proyecto aprobado y está pendiente de licitación".

El tramo navarro está terminado y, en la parte aragonesa se prevé que esté en funcionamiento a finales de este verano o en otoño, un tramo de 9 kilómetros, entre Jaca y Santa Cilia y, a principios de 2020, otro de 7 kilómetros, entre Santa Cilia y Puente la Reina. Le sigue el tramo entre Tiermas y Sigüés, que cuenta con 6,6 kilómetros y que se prevé poner en servicio en el año 2021, mientras que el tramo de 13 kilómetros, entre Puente La Reina y el límite con Navarra, se encuentra en fase de proyecto.

Consulta aquí más noticias de Huesca.