Minutos después de conocer la sentencia, Aitor, en declaraciones a Europa Press, entiende que "se ha hecho Justicia, tendrá que entrar en la cárcel porque tenía que pagar de alguna forma lo que pasó", y ello a pesar de ponerse también en la piel del condenado.

"¡Yo le puedo perdonar, pero mi amigo Jesús ya no puede hacerlo!", ha advertido el afectado, quien con esta sentencia se muestra dispuesto a mirar hacia adelante sin volver la vista atrás. "Por mi parte, el tema queda aquí zanjado, y a partir de ahora a vivir la vida", concluye.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.