La Capilla de la Misericordia, junto al Macba.
La Capilla de la Misericordia, junto al Macba. Europa Press - Archivo

Los vecinos del Raval han ocupado este jueves la Capella de la Misericòrdia para exigir que este espacio acoja el nuevo CAP Raval Nord, después que la oposición a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se negara en la comisión de Economía y Hacienda a extinguir la concesión prevista para la ampliación del Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba).

La historia del CAP Doctor Lluís Sayé, también conocido como CAP Raval Nord, se arrastra desde el año 2013. Ese año el Ajuntament de Barcelona cedió el solar de la Capella de Misericòrdia al Macba para que el museo de arte contemporáneo de Barcelona pudiera crecer.

Pero la crisis lo paró todo, el Macba no creció y ahora esos terrenos los reivindican los vecinos para instalar el ambulatorio dado que el actual es viejo, pequeño y no es apropiado ni para médicos ni para pacientes.  

Una mujer de unos setenta años se para ante la entrada del CAP Nord Raval sostiene su bastón a la pared, e intenta con todas sus fuerzas abrir la gran y pesada puerta de hierro de este centro construido hace más de noventa años.

Como ella, son muchos los vecinos del barrio que sufren las consecuencias de tener un Centro de Atención Primaria en unas condiciones precarias, sin habilitar y con un espacio muy limitado. Los usuarios y profesionales han explicado a este diario que tienen problemas de accesibilidad, salubridad y seguridad.

Para denunciar esta situación, vecinos y las trabajadoras sanitarias han formado la plataforma 'CAP Raval Nou Digne' para buscar una solución que permita la ampliación del actual CAP. En el caso concreto de los trabajadores de salud, hace trece años que reivindican un nuevo espacio porque consideran que la situación es insostenible y que la necesidad es real.

Después de valorar y buscar durante años un espacio adecuado para ubicar el nuevo Centro de Atención Primaria (CAP) Raval Nord, tanto el Ayuntamiento como el departamento de Salud de la Generalitat coinciden en que la Capella de la Misericòrdia es el espacio óptimo por el nuevo centro, puesto que consideran que cumple con todas las necesidades requeridas. 

Y es en este espacio donde está el conflicto, el espacio está protegido como bien cultural de interés local, que estaba cedido al Macba para su ampliación y actualmente en manos del ayuntamiento con la posibilidad de un cambio de usos del suelo y pasar de cultural a sanitario-asistencial.

La doctora de cabecera del CAP Laura Romera afirma a 20minutos que "no hay ninguna confrontación ni rivalidad con el Macba y los entendemos" pero que "la situación del CAP es insostenible y la única opción que nos ofrece el ayuntamiento es el espacio de la Misericòrdia". 

El edificio del CAP se construyó el 1932, cuando solo trabajaban veinte personas, con un objetivo muy específico, tratar la tuberculosis en el barrio. El
1992 se reformó para convertirlo en un Centre de Atención Primaria.

Desde entonces la población del barrio no solo ha aumentado sino que ha cambiado mucho. El 46% de la población son personas migradas, ha disminuido
la renta familiar y la esperanza de vida, y han aumentado los embarazos en 
adolescentes y la mortalidad prematura, según datos del CAP.

Ante este cambio de situación, la plataforma CAP Raval Nord Digne afirma que el espacio no está preparado para afrontar esta nueva realidad y los vecinos del barrio se han posicionado claramente a favor del uso de la Capella de la Misericòrdia para ampliar el CAP.

Además el edificio se declaró Patrimonio Arquitectónico Protegido, y está completamente prohibido modificarlo o hacer alguna reforma, tal como nos explica la misma doctora Laura Romera: "el techo de ginecología cayó el otro día mientras los pacientes esperaban. Cuando viene una persona sola en silla de ruedas, no puede abrirla puerta y se tiene que esperar que alguien entre o salga del centro, y le sujete la puerta. Tenemos cucarachas y ratas de los agujeros del sótano...”.


Consulta aquí más noticias de Barcelona.