La celebración de la aprobación del matrimonio gay y la exigencia de una regulación del cambio de nombre de los transexuales centraron la marcha del Día del Orgullo Gay en Madrid (2 millones de personas, según los convocantes; 97.000, según la Policía).