Eva Solla
Eva Solla EUROPA PRESS - Archivo

La coordinadora nacional de Esquerda Unida, Eva Solla, ha defendido que la decisión de mover a la ferrolana Yolanda Díaz para situarla como número uno de la colación En Común-Unidas Podemos por la provincia de Pontevedra fue "para garantizar la continuidad de su trabajo" en el Congreso.

Así lo ha indicado en una entrevista en la TVG este miércoles en la que la también diputada de En Marea ha insistido en que la ruptura de Esquerda Unida con el partido instrumental se debió a la conversión de estos últimos en "un partido clásico, con una dirección propia que elige sus candidatos".

Esquerda Unida concurre a las elecciones del 28 de abril bajo la coalición En Común-Unidas Podemos, donde participa junto a Equo y Podemos en lo que supone la traslación del pacto estatal de las tres fuerzas después de que fracasasen las negociaciones para la incorporación a la candidatura de Anova, que ha decidio finalmente no presentarse a las generales.

Tras afirmar que respeta la decisión adoptada por la fuerza nacionalista, Eva Solla ha asegurado que el acuerdo firmado en Galicia entre EU, Podemos y Equo es "diferente" al suscrito a nivel estatal "con independencia de que los actores se repitan". "El acuerdo de Galicia se firmó de manera específica", ha subrayado.

La coalición estará encabezada por Antón Gómez-Reino y Yolanda Díaz por las provincias de A Coruña y Pontevedra, circunscripciones que mayores opciones presentan para En Común de cara a hacerse con representación en el Congreso.

El número uno por Pontevedra fue, precisamente, uno de los principales puntos que hicieron naufragar las negociaciones con Anova, ya que fueron los nacionalistas quienes ocuparon el puesto de salida por la provincia pontevedresa en la coalición En Marea para las generales de 2015 y su repetición en junio de 2016.

"Situar a Yolanda Díaz por Pontevedra fue para reconecer su trabajo en el Congreso a favor de los intereses de Galicia y para garantizar la continuidad de su trabajo. No es una defensa individual de cada persona, Yolanda Díaz, Antón Gómez-Reino, sino de su trabajo. Estamos contentas con la defensa que se hizo de los sectores productivos del país, del debate que hubo", ha aseverado Solla.

DIVISIÓN

Por otra parte, Eva Solla cree que la división en la confluencia gallega que se explicita en estas elecciones generales "no es una sorpresa". "Pecamos de pensar que todo el mundo iba a comprender la necesidad de la pluralidad del espacio. Poco a poco esa estructura (En Marea) fue absorbida por personas que creían en la construción de un partido independente", ha incidido.

"Ya habíamos comentado en alguna ocasión que las organizaciones políticas estábamos excluidas de ese partido instrumental de En Marea, que en su momento creamos como una herramienta para las autonómicas (de 2016)", ha subrayado.

A continuación, ha manifestado que Esquerda Unida, tras casi dos años en los que renegó de la vida orgánica de En Marea, decidió a finales del pasado año hacer "un trabajo importante" para participar en las primarias para renovar la dirección.

"Se nos excluyó y, por lo tanto, nosotros continuamos adelante con independencia de lo que el partido de En Marea", ha zanjado la diputada, que afirma que los parlamentarios intentan "llevar lo mejor posible las diferencias" que mantienen *"en el campo político".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.