El tribunal ha considerado que no hay pruebas de cargo suficientes para condenar a esta mujer, ya que "no resulta inverosímil" que la hija le hubiera pedido que accediera a su historial médico. Asimismo, señala que tampoco se pueden descartar las motivaciones espúreas de la denunciante (su propia hija), debido a su mala relación.

Por ello, ha optado por absolver a la acusada, para quien la Fiscalía pidió 4 años de cárcel y 9 años de inhabilitación, mientras que la acusación particular elevaba la petición de inhabilitación a 12 años, y pedía una indemnización de 15.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.