Almería.-El Ayuntamiento modificará la ordenanza de limpieza para obligar a los
Almería.-El Ayuntamiento modificará la ordenanza de limpieza para obligar a los AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes municipales, quienes han precisado que la propuesta de acuerdo conlleva la modificación de dos artículos de la actual ordenanza, que entró en vigor en abril de 2017, para que se incluya el deber de los propietarios de emplear esta mezcla de agua y vinagre "al objeto de minimizar el impacto de las micciones".

Una vez que los cambios entren en vigor mediante la modificación de la ordenanza, los usuarios que no cumplan con esta obligación se exponen a multas de entre 120 y 750 euros por una falta leve; la misma que se aplica a los dueños de animales que no recojan sus excrementos en la vía pública.

A pesar de que el nuevo texto a introducir en la ordenanza especificará el uso "obligatorio" de "agua con vinagre común", el concejal de Servicios Municipales del Ayuntamiento de Almería, Juan José Alonso (PP), ya indicó que se admitirían productos comerciales específicos destinados a este fin así como "agua mezclada con un poco de lejía, vinagre común, bicarbonato de sodio e incluso limón, como opciones más caseras".

El edil avanzó la intención del gobierno local de introducir esta medida con el objetivo de "evitar que las micciones, particularmente de perros, queden sin limpiar" para así "evitar suciedad y los malos olores en las calles".

"La presencia de heces de los perros abandonadas en la calle es, junto a las micciones de perros, uno de los principales problemas de limpieza e higiene que denuncian los almerienses", según señaló el edil, quien incidió en que la orina de los perros influye de forma "muy evidente" en la degradación del mobiliario urbano así como en la generación de "manchas en las aceras, vías, espacios públicos y fachadas de edificios, trasladándose con ello una mala imagen de las calles o entornos urbanos".

Además de suciedad, el concejal especificó la "oxidación" que producen los orines de los animales en señales verticales, fachadas, bases de las farolas, pivotes o semáforos; un problema "muy común en todas las ciudades" que ha llevado a introducir esta medida en las ordenanzas de limpieza de Málaga, Palma de Mallorca, Benalmádena o Cádiz, entre otras.

En este sentido, insistió en que "tener una mascota implica tener una responsabilidad". "El perro tiene su necesidad de evacuar, pero el dueño del animal tiene la responsabilidad de ver dónde se lo deja hacer y según el lugar, de tomar las medidas que sean necesarias", recalcó. Alonso apeló además a la colaboración y la responsabilidad de todas las personas dueñas de perros, que es "primordial" para mantener limpia la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Almería.