Desde 2008, este índice ha alternado años de incrementos y caídas hasta registrar su máximo en 2016 (15,5%), cuatro puntos porcentuales menos que la tasa europea. La cifra actual es la segunda más alta del periodo estudiado.

A nivel nacional, la tasa de profesional con jornada parcial es del 14,8%, el mismo nivel que hace un año, registrando la cifra más baja desde 2011. Esta tasa no ha registrado ningún crecimiento crece desde hace cinco años. En términos absolutos, cerca de 2,9 millones de ocupados (2.894.800) tienen un contrato a jornada parcial, lo que supone un incremento de un 3,2% respecto a la cifra registrada en 2017 (2.805.400). Se trata, además, de la cifra más elevada registrada de trabajadores a tiempo parcial en los últimos diez años.

La tasa de desempleo en España en los últimos años registró el índice más alto en 2014 (25,8%), momento desde el cual no dejó de caer hasta el 14,5% de 2018, mientras que la tasa de ocupados a tiempo parcial ha tenido una variación máxima en los últimos años de 3,8 puntos porcentuales.

Randstad también tiene en cuenta la región donde reside el profesional a la hora de realizar su actividad. De esta forma, Extremadura es la región que muestra una mayor tasa de ocupados a tiempo parcial. En concreto, un 16,5% de los trabajadores extremeños tienen este tipo de contrato. Euskadi, con un 16,4%, y Navarra, con 16,2%, se sitúan a continuación.

Por encima de la media nacional (14,8%), también se encuentran Andalucía, Aragón (15,5%), Castilla y León (15,7%), Comunitat Valenciana (15,4%), Asturias (15,3%). Cantabria (15,2%), Murcia (15,1%), y La Rioja (15%). Con tasas de ocupación a jornada parcial por debajo de la media se encuentran Cataluña (14,6%), Castilla-La Mancha (14,1%), Canarias y Galicia (13,9%). Las regiones con menor tasa son Baleares y Madrid, ambas con el (13%).

En términos absolutos, Cataluña (495.400), Andalucía (492.100) y Madrid (395.100) son las regiones con más trabajadores a tiempo parcial, sumando entre las tres cerca de la mitad del total de ocupados con este tipo de contratos a nivel nacional. En el lado opuesto se sitúan La Rioja (20.800), Cantabria (36.700) y Navarra (46.200), con el menor número de profesionales con este tipo de jornada.

ESPAÑA, POR DEBAJO DE LA MEDIA EUROPEA

El análisis de Randstad revela que la tasa de jornada parcial en España en 2018 (14,8%) se sitúa por debajo de la media de países europeos. En concreto, la media europea (19,4%) es casi 5 puntos porcentuales superior a la nacional. Además, existe una relación directa entre la tasa de ocupación a tiempo parcial y los índices de desempleo en la mayor parte de Europa.

En este sentido, los países europeos que registran las mayores tasas de trabajadores a jornada parcial se encuentran entre los que cuentan con las menores tasas de paro. En concreto, todos los países europeos que registran las tasas de empleados a tiempo parcial más elevadas cuentan con tasas de desempleo inferiores al 6%. Es el caso de Países Bajos, que registra la mayor tasa de empleados con jornada parcial (49,8%), el índice de desempleo se sitúa en el 4,9%. Austria, Alemania y Dinamarca muestran un comportamiento similar, con tasas superiores al 25% e índices de desempleo por debajo del 6%.

En el lado contrario se encuentran países como Croacia (4,8%), Portugal (8,9%), Grecia (9,7%) y España (15%), todos ellos con índices de desempleo superiores al 9%. Polonia y República Checa son los dos únicos países que no siguen esta relación, ya que ambas tienen tasas de desempleo y de jornada parcial muy bajas (por debajo del 7% en ambos indicadores).

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la edad del trabajador,

a menor edad del profesional, mayor es la tasa de ocupación a tiempo parcial. Uno de cada tres profesionales menores de 25 años trabaja a tiempo parcial, en concreto, el 37,4% de los trabajadores más jóvenes cuentan con un contrato de estas características. Le siguen los ocupados con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años (15%) y los mayores de 45 (12%).

En comparación con el año pasado, el único grupo en el que la tasa aumentó fue entre los ocupados de entre 25 y 45 años, registrando cifras negativas se han situado los colectivos de menos de 25 años y los profesionales mayores de 45.

Consulta aquí más noticias de Asturias.