La primera víctima del 'violador de Martorell' (Barcelona) critica la 'justicia
La primera víctima del 'violador de Martorell' (Barcelona) critica la 'justicia EUROPA PRESS

El violador reincidente Tomás Pardo ha reconocido este miércoles ante la Audiencia de Barcelona que en 2016 agredió sexualmente e intentó matar a cuchilladas a una mujer en Castellbisbal (Barcelona) durante un permiso penitenciario que se le concedió cuando cumplía condena por un ataque similar en 2002.

En la sección séptima de la Audiencia de Barcelona se ha celebrado, a puerta cerrada, el juicio contra el conocido como 'violador de Martorell', en el que la Fiscalía ha mantenido su petición de 70 años de prisión por una violación e intento de asesinato en 2016, un caso que reabrió el debate sobre la rehabilitación de los agresores sexuales en la cárcel.

Ha declarado la primera víctima

Montse, la primera mujer a la que Tomás Pardo -conocido como 'el violador de Martorell' (Barcelona)- atacó dándole una paliza en 2002 ha criticado este miércoles ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y de la Audiencia de Barcelona que "la justicia patriarcal maltrata a la mujer en los juicios".

Lo ha dicho en declaraciones a los medios tras empezar el juicio a Pardo por un caso de octubre de 2016: la Fiscalía pide para él 70 años de cárcel por presuntamente reincidir aprovechando un permiso penitenciario y secuestrar, violar y apuñalar a una tercera víctima, a la que arrojó por un barranco y la tapó con tierra y hojas pensando que la había matado en Castellbisbal (Barcelona).

Pardo estaba interno en el Centro Penitenciario de Ponent (Lleida) condenado a 26 años de cárcel por una anterior violación a otra mujer en 2002 en una zona boscosa entre Martorell y Castellbisbal, la misma área donde ocurrió la violación de 2016, y tenía un permiso penitenciario de tres días.

"La justicia es culpable de lo que ha ocurrido. La justicia y el sistema penitenciario han permitido que vuelva a salir y que vuelva a atacar", ha lamentado este miércoles su primera víctima, acompañada de una concentración de unas 30 de personas.

Ha añadido que no tendría que haber recibido un permiso penitenciario porque "es un violador violento que lo volverá a hacer".Y ha criticado que había pedido 13 permisos penitenciarios que le fueron denegados pero que finalmente pudo salir "por presión de la Audiencia Provincial".

Además, ha explicado que ella fue la primera mujer a la que Pardo atacó y que, aunque no consiguió agredirla sexualmente, le dio una paliza para intentar meterla en su coche.

"La última víctima está destrozada. Casi la mata. Con Lucía, que fue la segunda, fue terrible. A mi por suerte no llegó a meterme en el coche y no me pudo violar pero casi me mata de una paliza", ha recordado.

Juicio a puerta cerrada

La sección 7 de la Audiencia de Barcelona ha acordado este miércoles que el juicio a Pardo sea a puerta cerrada, a petición de la acusación particular y con la conformidad del resto de las partes, ha informado el TSJC.

Argumenta que la ley permite acordar la celebración del juicio a puerta cerrada "como única forma de preservar el derecho a la intimidad de la víctima y el respeto debido a la misma y a su familia, evitando que el acto del juicio pueda producir una mayor victimización de quien ya ha sufrido las consecuencias del delito".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.