Antón Sánchez y Xosé Manuel Beiras, en la cárcel de Llenoders
Antón Sánchez y Xosé Manuel Beiras, en la cárcel de Llenoders ANOVA - Archivo

El portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, ha asegurado que el horizonte de la organización nacionalista no pasa por la posible vuelta al seno del Bloque Nacionalista Galego, el frente que abandonó en 2012 la corriente Encontro Irmandiño liderada por Xosé Manuel Beiras que dio origen al nacimiento de Anova.

"No creo que esté dentro de las posibilidades volver al pasado", ha respondido el también diputado de En Marea en una entrevista en la Cadena Ser este jueves en la que ha sido cuestionado sobre la hipotética reunificación del nacionalismo gallego tras la decisión de Anova de no presentarse a las generales tras fracasar las negociaciones con Podemos y EU para la configuración de una coalición electoral al margen de En Marea.

Después de que el pasado lunes la líder frentista, Ana Pontón, asegurase que "las puertas del BNG siempre están abiertas para las personas que tengan la cabeza y el corazón en Galicia", Sánchez ha asegurado que en la hoja de ruta de Anova no está la posible vuelta al Bloque, aunque ha emplazado al proceso interno de la organización que se abre tras su decisión de no concurrir a las generales y que culminará con un cónclave que se antoja clave en el devenir del partido fundado por Beiras en 2012.

Un Beiras que, según Antón Sánchez, "vive con cierto disgusto" la situación que atraviesa la denominada unidad popular, ahora divida en tres proyectos diferentes: En Marea, la coalición de EU y Podemos, y Anova. "(A Beiras) No le agrada el panorama actual, le recuerda mucho a lo sucedido en la transición", reconoce Sánchez.

Así las cosas, descarta por el momento un posible reencuentro en el BNG, la 'casa común' del nacionalismo gallego hasta el año 2012, cuando la Asamblea de Amio supuso un cisma que originó el nacimiento de Anova.

Desde entonces, Anova ha apostado por la llamada unidad popular y, según su portavoz nacional, está postura no ha cambiado a pesar de su decisión de apartarse de sus socios en los últimos años -EU y Podemos- y del enfrentamiento que su dirección mantiene con la dirección del partido instrumental que encabeza Luís Villares.

SIGUEN CREYENDO EN LA UNIDAD POPULAR

Con todo, tras insistir en que Anova no pedirá el voto para nadie en las generales del próximo 28 de abril, Antón Sánchez asegura que la organización nacionalista sigue creyendo en la unidad popular como vía para hacer frente a la derecha política y "los poderes económicos y mediáticos que la sustentan".

"Creo que sigue teniendo sentido, ya que la gente siempre ha premiado las apuestas generosas por la unidad. Nosotros tenemos un proceso en el que la militancia reflexionará. El sentir general es que hay que corregir cosas y replantear estrategias, pero creo que no hay arrepentimientos por haber apostado por esta línea", ha aseverado.

Asimismo, reconoce que la idea de la dimisión ha rondado su cabeza: "Mentiría si dijese que no, creo que mucha gente que se encuentra en este papel lo ha pensado muchas veces. Creo que estamos aquí de paso. Mi participación en política es desde que tengo uso de razón, en un lugar u otro, y creo que todo esto son etapas, y la etapa de estar en primera línea también tiene sus tiempos".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.