El jurado declara culpable de asesinato al acusado del crimen machista de Huérca
El jurado declara culpable de asesinato al acusado del crimen machista de Huérca EUROPA PRESS

Un tribunal de jurado ha declarado por unanimidad culpable a Francisco Salvador S.G. de asesinar con ensañamiento y alevosía a Antonia G.A., con la que tuvo una breve relación sentimental, después de agredirla sexualmente en la madrugada del 17 de enero de 2017 en la vivienda de la víctima de Huércal de Almería (Almería), por lo que podría ser condenado a prisión permanente revisable como han solicitado la Fiscalía de Almería y las acusaciones particulares.

En su veredicto, el jurado ha considerado probado que el acusado actuó de manera "sorpresiva" al penetrar de madrugada en la vivienda de la joven cuando estaba "durmiendo" para dirigirse a su dormitorio armado con un cuchillo, donde en primer lugar la agredió sexualmente y después acabó con su vida con un profundo corte en el cuello tras infligirle medio centenar de golpes y una veintena de cuchilladas. "Él mismo admitió que pudo haberlo hecho", ha recordado el jurado.

El caso, que podría elevar a siete las condenas por prisión permanente revisable en España -una de ellas revocada por el Tribunal Supremo-, fue calificado por el fiscal como uno de los "más salvajes" a los que se había enfrentado en los últimos diez años al inicio de la vista oral el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. El juicio se ha prolongado durante seis sesiones y ha contado con una quincena de testigos.

Así, los miembros del jurado -cinco hombres y cuatro mujeres- han rechazado, a razón de los datos aportados por los testigos y los forenses, que el acusado se encontrara bajo los efectos del alcohol en el momento de producirse los hechos, pese a que en su declaración el hombre alegó no recordar del crimen nada debido a una intoxicación etílica provocada por tomar unas seis horas antes del asesinato unas "13 o 14 cervezas" de una marca concreta que nombró así como "ocho o nueve vodkas". "No hay informe sobre la intoxicación", han recalcado.

De igual modo, han apuntado que el acusado, que tuvo una relación de apenas un mes con la joven tras su ruptura el 25 de diciembre de 2016, careciera de algún tipo de "retraso mental" que modificara su capacidad de entendimiento ni sufriera enajenación mental transitoria dado el periodo de tiempo que transcurrió durante el ataque, de más de 30 minutos.

El condenado contaba antes del crimen con un amplio historial delictivo, de manera que en el momento de su detención tenía en vigor cuatro órdenes de alejamiento de cuatro parejas anteriores por malos tratos y ocho condenas, la mayoría ligadas a la violencia de género. Además de estos antecedentes machistas, le consta una condena de un año de prisión por un delito de estafa y otro de falsedad documental para servirse de una cuenta corriente a nombre de su tía, de manera que tenía en vigor una requisitoria para su ingreso en prisión.

SIN DISCUSIÓN PREVIA, LA VÍCTIMA OFRECIÓ UNA "IMPORTANTE RESISTENCIA"

El jurado ha señalado así la "importante resistencia" que ofreció la víctima tras ser abordada en su habitación por el acusado, de 32 años, sin que haya quedado acreditado que se produjera una discusión previa entre ellos, en base a las declaraciones ofrecidas por la vecina de la víctima, quien narró escuchar "golpes" y los "lloros y sollozos" de la mujer hasta su fallecimiento, pero no una conversación.

Además de esto, Francisco Salvador S.G. fue detenido en las inmediaciones de la vivienda instantes después del crimen, pasadas las 8,00 horas, tras haber salido por la parte trasera de la casa y haber ocultado entre unos matorrales el cuchillo roto, un jersey, el teléfono móvil de la víctima y su ropa interior. Fue entonces cuando manifestó a los agentes que "otra persona" había degollado a la mujer. También se halló parte de la funda de un preservativo que coicindía con otra mitad que el acusado llevaba en un bolsillo.

Igualmente, han constatado el ensañamiento en el ataque, en el que además intervino un portarretratos de cerámica y una lámpara y en el que mutiló parte del cuerpo de la chica en la lengua y en su zona íntima. Junto con estas evidencias, han incidido en las muestras de ADN del acusado halladas en el fondo del saco vaginal, sin que se dieran los de otra persona distinta, para sostener el delito de agresión sexual por el que las acusaciones reclaman 15 años de prisión adicionales.

El jurado, que se ha mostrado desfavorable al indulto y a la suspensión de pena, ha advertido que la propia forense aseguró en el juicio que era el cadáver "con mayor numero de lesiones que había reconocido en 20 años", de forma que todas las heridas presentadas eran "vitales" salvo las posmorten de los genitales.

En el veredicto ha pesado a la hora de rechazar las eximentes pedidas por la defensa, que ha mantenido una petición máxima de dos años y medio de prisión con eximiente completa, la declaración del médico de Urgencias del Hospital Torrecárdenas que lo atendió horas antes de los hechos después de que llegara al centro por una supuesta ingesta de alcohol en Níjar.

PRESENTABA UN NIVEL DE CONCIENCIA "NORMAL"

Según la declaración del facultativo, valorada por el tribunal popular, cuando el encausado se marchó del hospital tenía un "nivel de conciencia normal" al tiempo que, durante la exploración, "rechazó el sondaje" en el pene para extraerle una muestra de orina y evaluar su grado de alcohol.

Asimismo, han apuntado la declaración del camarero de una sala de juego de Huércal de Almería en la que el acusado tomó "un café" y "jugó a las máquinas" antes de dirigirse, pasadas las 6,30 horas, al dúplex del Paseo del Generalife, al que entró por la puerta trasera que daba a la cocina donde se descalzó "para no dejar huellas ni hacer ruido" y se armó con un cuchillo de un cajón antes de entrar en el dormitorio.

El hombre, tras haber cometido el asesinato y haber advertido la presencia policial gracias a los avisos dados por una vecina, trató de escapar por la misma puerta trasera en la que entró, según se apreció de las huellas de calcetines ensangrentados que había en las escaleras y que dibujaban un recorrido descendente hasta la cocina desde el baño ubicado en la planta superior, a donde arrastró el cadáver e intentó limpiar los restos de sangre con agua.

A todo esto, el jurado ha añadido la inexistencia de una relación de pareja entre la víctima y el hombre desde el 25 de diciembre de 2016 en virtud de la declaración de los familiares de Antonia G.A. y el jefe que ambos tenían en una restaurante de Fondón en el que trabajaban los domingos; un aspecto que han basado también en las cartas que el acusado remitió a la mujer para "retomar la relación". El juicio ha quedado visto para sentencia.

El teléfono 016 es el número de información y asesoramiento jurídico para las víctimas de violencia machista y su entorno. Funciona las 24 horas, es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica aunque puede quedar registrado en algunos terminales. Las personas con discapacidad auditiva o del habla pueden contactar por mensaje de texto en el número 900116016.

Consulta aquí más noticias de Almería.