Janet Jumillas, de 39 años, desapareció el 13 de marzo en Cornellá de Llobregat (Barcelona). Este miércoles se cumple una semana sin noticias de la mujer. La Guardia Civil y los Mossos d' Esquadra investigan el entorno de la mujer y se ha pedido máxima difusión para encontrarla. Piden a los ciudadanos contactar con el 062 o el 112 para ofrecer cualquier pista que pueda ayudar a dar con Janet.

Lo que se sabe de ella

Es madre de una niña de seis años y un niño de nueve, está separada y su entorno duda de que tenga una pareja actualmente. En el momento de la desaparición, la vecina de Viladecans, llevaba unas gafas de color negro.

Ella salió de casa por la mañana para llevar a sus hijos al colegio, los deja allí y se dirige a Cornellà. Es el municipio en el que la gente de Viladecans se desplaza para hacer trámites administrativos y está a, apropiadamente, 14 kilómetros en coche.

El coche

Desde su desaparición el pasado miércoles, la única pista que hay es la aparición de su coche aparcado en los alrededores de la sede de la administración de Hacienda en Cornellà, precisamente el lugar al que la mujer dijo a sus familiares que se dirigía para llevar a cabo unas gestiones. Unos trámites que llegó a realizar.

"Nos pareció raro que dejara los retrovisores metidos", ha asegurado para el programa La Mañana de TVE una familiar de Janet. Es el único detalle anómalo que han encontrado sus allegados en el sinfín de interrogantes que rodean el caso.

El vehículo de Janet, un Renault Megane blanco, fue localizado en un parking municipal, estaba bien aparcado y a simple vista no había ningún signo de violencia ni sangre dentro de él. Ahora el coche está en manos de la policía científica que intentan comprobar si tiene alguna pista que arroje algo de luz en la investigación.

Fernando, el hermano de Janet, ha hablado con los medios de comunicación y se ha quejado de que los Mossos d' Esquadra "no están haciendo un gran trabajo", ya que fue uno de los hermanos el que "encontró el coche". Aunque dice que ahora ha cambiado y está siguiendo el caso más de cerca.

Su último whatsapp

La última persona que vio a Janet fue su primo de 17 años. Le dijo a su primo que volvía en 20 minutos y estaría de regreso en Viladecans para desayunar con él. Solían desayunar juntos sobre las diez de la mañana y ese día no lo llegaron a hacer.

Él le envió un mensaje a las 10:58 y ella le contestó con una nota de voz: "Estoy aquí en Cornellá. Ahora cuando salga te aviso ¿vale? en media hora o por ahí". Ese audio lo envió a las 11:08 y de inmediato su sobrino le contesta con un 'OK', según adelante El Español. Ella no volvió a decir más, de hecho su última conexión fue a las 11:33 horas, y el sobrino no le preguntó dónde estaba hasta las 16:14 de la tarde. 

"Le llamábamos, se enviaban los mensajes y se escuchaba que llegaban las llamadas, pero no nos cogió", explica su familia. Después, esos mensajes ya no le llegan a Janet. No hay doble check en Whatsapp y su móvil aparece como apagado. Desde entonces, no se sabe nada de su paradero.

Las incógnitas

A este caso lo rodean múltiples incógnitas. Aunque su desaparición es considerada de "riesgo" por los investigadores, no hay indicios de criminalidad ni antecedentes, ni de drogas o malos tratos. Eso hace que las sospechas no se centren en una determinada persona.

¿Voluntaria o involuntaria?

Los Mossos están tomando declaración al entorno de la mujer, tanto familiares como amigos, para poder concretar de qué tipo de desaparición se trata, si voluntaria o involuntaria. Además, los investigadores se centran en su entorno sentimental aunque, de momento, no descartan ninguna hipótesis.

La mujer no tiene pareja estable ni tampoco había manifestado anteriormente ninguna conducta o voluntad suicida, según los investigadores. Su familia apunta a que ella no se ha ido de forma voluntaria y que "alguien la ha secuestrado". "Cualquiera puede ser. Yo creo que a mi hermana le han secuestrado y le han hecho entrar en algún vehículo a la fuerza". Añade que es "una mujer fuerte, no se dejaría llevar por nadie".

"Nunca se hubiera marchado dejando solos a sus dos hijos, que es lo que más quiere en este mundo", concluyen.

¿Caso de violencia de género?

La familia descarta esa hipótesis, que es la que se suele repitir y se suele "investigar a la pareja o expareja". "Pero nosotros estamos seguros de que no tienen nada que ver. No han sido separaciones de riesgo, no hay denuncias previas ni antecedentes de malos tratos", explica un familiar.

"El padre de sus hijos los veía sin problemas cuando lo requería y tampoco entiende lo que está pasando. Incluso tiene cierta incomodidad porque algunos medios le han señalado como primera opción", añade.

Aunque las especulaciones y las preguntas de la prensa a vecinos y familiares cada vez centran las sospechas en una persona distinta, la policía no ha dado información al respecto. De hecho, existe una sobre una amistad que Janet había iniciado recientemente con un chico de Cornellà. Pero no saben de la fiabilidad del dato y si tienen relevancia para el caso.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.