La playa de Ereaga en Getxo ha sufrido graves desperfectos.
La playa de Ereaga en Getxo ha sufrido graves desperfectos.

El temporal con vientos de 100 km/h y olas de hasta ocho metros causó ayer martes importantes desperfectos en Vizcaya. En Bermeo siete embarcaciones se hundieron tras romper amarras. Además, se produjo la rotura de 25 metros del espaldón del rompeolas. El agua pasó por encima del dique y contradique causando daños en locales de concesionarios y vehículos aparcados. Hoy el temporal irá amainando, con olas que bajan a los 4 ó 5 metros. Mañana jueves, la tempestad pasará con oleaje de tres metros.

"Ha sido criminal, increíble", explicaba ayer un pescador que trabaja esta mañana en la reparación de los desperfectos en el puerto de Bermeo. Cuenta que ni los jubilados de esta localidad recuerdan un temporal del mar semejante.

En Ondarroa, se han producido daños en los edificios colindantes al rompeolas y se ha averiado el edificio de los carros varaderos. Además, las balizas de entrada al puerto se encuentran no operativas.

En el puerto de Mundaka se rompió el pantalán. Y en embarcaderos de localidades como Getxo, Plentzia o Armintza se registraron desperfectos en las instalaciones, pero de menor intensidad. Las autoridades pidieron a los ciudadanos no pasear junto a la costa, ya que las olas llegan hasta tierra continuamente. También se aconsejaba no aparcar los coches en el litoral ya que hay riesgo de que el mar les alcance.

Una boya de Euskalmet registró en la madrugada de ayer martes una ola de 18 metros de altura, una marca verdaderamente insólita.

El Puerto Deportivo de Donostia ha sufrido graves desperfectos

Asimismo, una mujer tuvo que ser rescatada ayer en Bakio, tras quedar atrapada en su vivienda, después de que se desbordara el río, a causa de las lluvias caídas en las últimas horas.

Según informaron fuentes de la Ertzaintza, a las seis y cuarto de la mañana fue alertada de que una vecina del municipio costero, cuya vivienda se encuentra ubicada en el bajo de un inmueble, estaba atrapada en el interior a causa del desbordamiento del río, que le impedía abandonar la casa.

En Donostia, las olas saltan hasta los jardines de Alderdi Eder, frente al Ayuntamiento
La patrulla de la Policía vasca que se desplazó al lugar se vio obligada a derribar un tabique para facilitar la salida al exterior de la mujer, que no sufrió ninguna herida.

En Guipúzcoa, el fuerte oleaje obligó a cortar la carretera N-634, entre Zarautz y Zumaia.

Y en Donostia, se registraron numerosos destrozos en el litoral y se hundieron medio centenar de embarcaciones del Puerto Deportivo. Las olas saltaron hasta los jardines de Alderdi Eder, frente al Ayuntamiento.