Tras la llamada de alerta, los policías comprobaron al llegar que el vigilante se encontraba encerrado con llave en su cabina de trabajo, "realmente atemorizado", según fuentes de la Comisaría Provincial.

A continuación, el hombre dijo a los agentes que el personal de limpieza le había llamado al no poder acceder al baño para realizar su tarea y que, al acercase, vio a dos jóvenes durmiendo dentro.

Entonces, les pidió que abandonaran el lugar, pero la respuesta fue "violenta" y comenzaron a "gritarle y amenazarle de muerte", por lo que se vio obligado a encerrarse bajo llave y les dijo que iba a llamar a la Policía, momento en que abandonaron el lugar, no sin antes advertirle de que "volverían para cumplir sus amenazas" y golpeando con fuerza la puerta.

Los agentes vieron las cámaras de seguridad y reconocieron a los dos jóvenes por intervenciones anteriores, ya que ambos tienen antecedentes, por lo que facilitaron su identidad y características al resto de dotaciones y fueron localizados "inmediatamente" en la Plaza Mayor, donde la Policía Nacional procedió a su detención.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.