Sant Llorenç
Sant Llorenç EUROPA PRESS/ISAAC BUJ - Archivo

Las obras, que fueron aprobadas de emergencia en un pleno extraordinario tras las inundaciones del pasado octubre, suponen la construcción de dos estaciones de bombeo nuevas de aguas residuales; una en Sant Llorenç y otra en Son Carrió.

Según han explicado, supondrán la mejora del suministro con la instalación de nuevos equipos que permitirán una nueva conducción de agua potable entre San Llorenç y Son Carrió y Son Carrió y Sa Coma.

En estas obras, donde se ha hecho un cambio de equipamiento y tubos de todas las zonas afectadas del municipio se han destinado más de 3,5 millones de euros.

Con estas actuaciones se mejorará también técnicamente la evacuación de las aguas residuales de los alcantarillados, ya que "el hecho de que haya impulsión hará que llegue con menos tiempo", han detallado desde el consistorio mallorquín.

Tal como han precisado, esta medida que a la vez será también beneficiosa para la depuradora, donde el agua llegará más limpia.

Las lluvias torrenciales del 9 de octubre de 2018 en el Llevant de Mallorca dejaron un balance de 13 personas fallecidas y daños materiales

estimados en 91 millones de euros por el Govern.