El torero Enrique Ponce
El torero Enrique Ponce EUROPA PRESS

El diestro Enrique Ponce resultó cogido durante la faena de muleta al quinto toro de la corrida de este lunes de la feria de Fallas de Valencia, por lo que fue ingresado en la enfermería sin llegar a entrar a matar. Al quedarse descolocado para un pase de pecho, resultó prendido por la pierna izquierda y lanzado a gran altura.

El equipo médico de la plaza de toros de Valencia confirmó, tras atender al diestro en la enfermería del coso, la gravedad de la lesión de su rodilla izquierda.

En concreto, el veterano diestro valenciano, según diagnosticaron los médicos tras una primera exploración, presentaba una grave rotura de los ligamentos lateral interno y cruzado anterior de la rodilla izquierda, a expensas de un segundo estudio por imagen de la lesión en el Hospital Casa de la Salud, adonde fue trasladado.

Además, el diestro fue intervenido en la plaza de una "cornada en la región proximal del muslo izquierdo, infra glútea, que interesa piel, tejido celular subcutáneo y fascia superficial, seccionando el glúteo mayor con una trayectoria ascedente de unos 12 cms. y otra descendente de uno 5 cms. que alcanza el isquio".

Ponce resultó prendido por el quinto toro de la tarde, de la divisa de Olga Jiménez, al final de la faena de muleta, cayendo a la arena con la pierna izquierda en mala postura, momento en el que sufrió la grave lesión de rodilla que hace prever que necesitará de una larga convalencia antes de poder volver a los ruedos.

El torero se salvó de varios de los secos gañafones que le soltó el toro cuando yacía inerme sobre la arena, antes de que sus banderilleros llegaran al quite y las asistencias posteriormente le condujeran en volandas a la enfermería.

Ponce vestía por primera vez en su carrera un vestido blanco bordado en azabache, colores con los que quiso homenajear al Valencia Club de Fútbol en el día de su centenario.