Theresa May
La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en Downing Street, Londres, tras participar en una reunión del Consejo de Ministros. Neil Hall / EFE

El presidente de la Cámara de los Comunes británica, John Bercow, advirtió este lunes de que el Gobierno no puede volver a someter a votación el acuerdo del brexit si su propuesta es "sustancialmente la misma" que la rechazada la semana pasada.

Este aviso deriva de lo ocurrido la semana pasada en el Parlamento. Los diputados británicos rechazaron tanto una salida de la Unión Europea sin acuerdo como un segundo referéndum, y terminaron apoyando la moción del Gobierno que proponía pedir una prórroga de tres meses, pero siempre y cuando se diera antes el visto bueno al último plan que May había acordado con Bruselas.

La cuestión es que ese plan también había sido rechazado en todos sus términos en otra votación y por una amplia mayoría. De ahí que Bercow se haya negado a que se presente ante la Cámara de nuevo si no se realizan en él modificaciones de calado.

"Si el Gobierno desea presentar una nueva propuesta que no sea la misma, ni sustancialmente la misma, que la que valoró la Cámara el 12 de marzo, eso sería por completo aceptable", indicó Bercow en una declaración ante los Comunes. "Lo que el Gobierno no puede hacer legítimamente es volver a remitir a la Cámara la misma proposición", recalcó.

El voto del pasado martes fue legítimo, resaltó el presidente de los Comunes, porque la propuesta de May incluía nuevos documentos, acordados por Londres y Bruselas, respecto al plan que ya se había votado el 15 de enero.

Bercow sostuvo que ha habido "rumores" en Westminster sobre la posibilidad de que el Gobierno convoque una tercera votación, "e incluso hasta una cuarta", sobre el acuerdo del brexit. Su advertencia, esgrimió, pretende sentar las condiciones que el Ejecutivo debe cumplir para que una tercera votación "se pueda celebrar de manera legítima en este curso parlamentario".

La primera ministra negocia, por su parte, a contrarreloj con sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) y la facción más euroescéptica del Partido Conservador, para intentar que cambien su postura

En el caso de que la Cámara de los Comunes no diera luz verde al acuerdo del Brexit hacia el 20 de marzo, May se comprometió igualmente a negociar con la Unión Europea una prórroga, si bien alertó de que entonces lo más probable era que los Veintisiete ofrecieran solo una prórroga larga y exigieran un objetivo claro.

Este mismo lunes, los ministros de Asuntos Exteriores de los 27 han instado a May a justificar los motivos por los que Reino Unido solicitaría aplazar el Brexit y han rechazado avanzar su preferencia por una extensión más corta o más larga del Artículo 50, que regula el proceso de salida.