Tinder
Imagen promocional de Tinder. TINDER

La primera impresión de los usuarios que ingresan en Tinder es dejarse llevar por el físico de las personas que están registradas en la aplicación.

Sin embargo, la compañía ha querido abandonar su famoso 'sistema de puntuación Elo', un método matemático que realizaba un ranking de los usuarios de Tinder según su atractivo físico. Es decir, cuantas más personas deslizaban a la derecha en el perfil de un usuario, más alto era la puntuación Elo del usuario que había recibido el 'me gusta'. A continuación, Tinder se aseguraba de que personas con puntuaciones similares vieran el perfil de la otra, lo que significa prácticamente que solo se ven entre sí las personas consideradas atractivas por otros usuarios.

A través de su página web, la app de ligues más famosa asegura que el 'sistema Elo' ya no se usa y proporciona lo que considera su algoritmo hoy en día.

En un texto que titula El método detrás del emparejamiento, Tinder, aunque no da muchos detalles, sí ofrece pistas de lo que "realmente importa".

"Priorizamos las posibles coincidencias o parejas que están activas y son activas al mismo tiempo. No queremos hacerte perder el tiempo mostrándote perfiles inactivos. Queremos que chatees", dice. Para Tinder, "el factor más importante que nos ayuda a mejorar tus posibilidades de encontrar a alguien en Tinder es tu uso de la aplicación".

Otro "factor clave" y a tener muy en cuenta es la proximidad.

En cuanto a lo que no es importante, la compañía tmabién detalla varios factores. "No nos importa si eres negro, blanco, magenta o azul. Nuestro algoritmo no sabe si ganas 10 dólares o 10 millones de dólares al año. Y no vamos a mostrar primero a todas las rubias porque supuestamente son más divertidas. No creemos en los estereotipos", asegura.