Buñuelos de calabaza
Buñuelos de calabaza  EMMA GARCÍA

En Valencia están de fiesta. Celebran las Fallas, todo un espectáculo de color y pólvora que se vive con auténtico fervor. Y estos días tan especiales también tienen su propia gastronomía, con productos como los buñuelos que se hacen y se venden en las calles.

Los buñuelos de viento, de higo, de manzana y los de calabaza son de los más populares. Y la tradición manda comprarlos en la calle e ir comiéndos en un cucurucho de papel mientras se admiran las Fallas.

Calentitos y recién hechos son una autentica delicia, y aunque es aconsejable comerlos con moderación, de vez en cuando nos lo podemos permitir. Sobre todo si estamos en Valencia disfrutando de la fiesta o donde sea y nos queremos apuntar a celebrarlo. Tomad nota de la receta.

Ingredientes

  • 200 gr. de calabaza sin piel, pulpa ni semillas
  • 150 gr. de harina
  • 50 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 8 gr. de levadura en polvo
  • 100 ml. de leche
  • Una pizca de sal
  • Azúcar glas
  • 5 gr. de canela en polvo
  • 300-400 ml. de aceite suave

Preparación

Troceamos la calabaza y la cocinamos al vapor, hervida o al horno. Después de cocinarla la dejamos 15minutos en un colador para que suelte todo el líquido posible.

En un bol grande mezclamos los ingredientes secos, la harina tamizada, la levadura, la canela, la sal y el azúcar.
Trituramos la calabaza o la aplastamos con un tenedor y la añadimos al bol. Añadimos también el huevo y la leche, y removemos con una varilla hasta que todo quede bien integrado.

Tapamos la masa con papel film y presionamos con los dedos hasta quitar todo el aire que podamos. Dejamos reposar la masa 3-4 horas (una como mínimo si no tenemos tiempo).

En una sartén honda o en un cazo ponemos el aceite y esperamos a que esté bien caliente pero sin que llegue a quemarse (si ponemos la punta de un palillo y burbujea está listo).


Con una cuchara sopera echamos porciones de masa en el aceite (pocas para que no baje la temperatura y no se peguen unas a otras) y dejamos que se hinchen solas. Vamos dándoles vueltas para que se doren por completo. Un par de minutos por cada lado será suficiente.

Vamos dejando los buñuelos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Opcionalmente podemos rebozar los buñuelos en azúcar.