Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, sobre las diez de la mañana de este pasado sábado, agentes de la Ertzaintza fueron alertados de la comisión de un robo en un centro quiropráctico ubicado en la calle Aprendices de Arrasate.

Una vez en el lugar, los ertzainas comprobaron que uno de los cristales del local estaba fracturado, para lo que supuestamente se había utilizado dos arquetas que se hallaban junto al escaparate.

En la inspección del establecimiento localizaron un neceser que contenía un GPS. Según se constató posteriormente, éste había sido, robado poco antes del interior de un turismo estacionado en la calle Cerrajerías. El automóvil presentaba la ventanilla rota y su interior revuelto.

Con posterioridad, sobre las once de la mañana, los agentes fueron

requeridos en la calle Santa Marina, donde el propietario de una autocaravana había sorprendido a tres jóvenes robando dentro del vehículo.

Los autores se dieron a la fuga en dirección a la calle Matzakena, pero poco después fueron localizados y detenidos. Uno de ellos presentaba cortes en la mano, realizados presumiblemente por la rotura del escaparate, y otro de los arrestados llevaba consigo varias herramientas que podrían haber sido utilizadas para llevar a cabo los robos.

La inspección de la autocaravana confirmó que se había producido también un robo con fuerza. Los autores habían forzado el acceso al vehículo y causado múltiples daños en el interior. Además, el sistema de arranque presentaba signos de haber sido manipulado, al haber intentado hacerle el 'puente'.

Los tres supuestos autores de los robos, dos de ellos de 20 años de edad y el tercero de 22 años, todos ellos con antecedentes delictivos, fueron detenidos. Uno de los acusados había sido arrestado por la Ertzaintza el pasado lunes en Bergara por robar en el interior de cinco turismos.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.