Los efectos de las drogas
Una cara que refleja varios años de adicción a las drogas. SUSD
Unas 25 millones de personas son adictas a las llamadas "drogas duras", las que producen mayor daño a la salud, lo que supone un 0,5% de la población mundial. Son datos de la Comisión de Estupefacientes de la ONU, que este lunes ha iniciado en Viena una reunión para revisar la política contra las drogas de los últimos 10 años.

Esta cifra es "cinco o seis veces inferior a los adictos al tabaco o al alcohol", lo que indica que el problema de las drogas se ha "contenido, pero no resuelto", según el director de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD), el italiano Antonio Maria Costa.

Las drogas no son peligrosas porque sean ilegales, son ilegales porque son peligrosas

Unas 200.000 personas mueren al año víctimas de la drogadicción, una décima parte de los muertos debido al alcoholismo y 20 veces menos que los muertos causados por el tabaquismo.

En cuanto a lucha contra las drogas, el vicesecretario de la ONU reconoció que existe un problema de imagen. "Existen muy pocos recursos para tratamientos de prevención y rehabilitación. Se dedica mucho a la erradicación de los cultivos (ilícitos) y poco a la erradicación de la pobreza", explicó. En este sentido, insistió en la necesidad de dar una alternativa a los cultivadores de coca o de cannabis.

También criticó las propuestas de legalización de las drogas como medida para acabar con el problema: "las drogas no son peligrosas porque sean ilegales, son ilegales porque son peligrosas", recalcó.

Aumenta la producción mundial de coca

En lo referente a la estretegia que lanzó la ONU en 1998, en la que se marcó el objetivo de "eliminar o reducir significativamente el cultivo ilegal de la hoja de coca", Costa admitió que no se ha cumplido.

"Se calcula que la producción mundial de cocaína fue de 984 toneladas en 2006, es decir, un aumento del 19% respecto de 1998", reconoce un documento oficial de la reunión. Como causa de ese aumento se indica la mejora de las técnicas de cultivo, el aumento de las cosechas anuales, la utilización de variedades de mayor rendimiento y el aumento del número de plantas por hectárea.