Casado
Pablo Casado, durante su discurso en la Convención Nacional. EFE

Cuando Pablo Casado fue elegido presidente del PP prometió renovación. Y parece que lo va cumpliendo. En la primera decisión clave de cara al 28 de abril, el líder popular ha hecho numerosos cambios en los cabezas de lista al Congreso, que este sábado se presentaron en Madrid. Con fichajes casi estelares como Juan José Cortés o Cayetana Álvarez de Toledo, Casado ha querido dar un golpe en la mesa. Ahora, los votos decidirán si acierta o no.

En un acto en el Círculo de Bellas Artes, el presidente del Partido Popular cree que con las listas queda claro "lo que es el PP". Casado considera que este es "el tercer capítulo" de un camino que empezó con la moción de censura. El primero fueron las primarias que él ganó. "En ese Congreso se planteó nuestra columna vertebral", comenzó a resaltar el líder. Casado, que habló para cerrar el evento, defendió la "renovación" llevada a cabo para "asegurar la superviviencia como partido" de la formación conservadora.

El segundo capítulo fue la Convención Nacional. "Ahí nos mostramos como partido de Gobierno" porque, según Casado, "nos abrimos a la sociedad". Eso lo hicieron antes de la convocatoria electoral. En ese punto hizo hincapié un Casado que quiere reforzarse como un líder fuerte, y que resumió el papel del partido desde que él asumió la presidencia.

Llegados a este punto, desde el PP defienden las decisiones tomadas para prácticamente partir de cero en todas las listas. "Están todos los que son pero no son todos los que están", aclaró Casado. Quedan, en cambio, por conocer las listas al Senado y a las elecciones europeas. Más allá de eso, lo que intenta Casado es tener un "equipo orgulloso de su pasado con una renovación tranquila".

Mensaje, también, en clave de género. Las mujeres que lideran sus candidaturas lo hacen "porque son las mejores y no porque sean mujeres". Resaltó que ha sido capaz de mezclar juventud, experiencia y capacidad. Las listas representan "lo que es España", y agradeció los regresos y también las salidas que se han dado en las últimas semanas. "Este partido sigue siendo un partido unido, un partido de valientes que lo que quiere, sin golpes de pecho, es reivindicar su papel en la historia democrática", dijo. Los elegidos, para el presidente, son "la vacuna contra los riesgos que amenazan" la realidad española.

"Vamos a salir como un equipo que sale a ganar, no a empatar", continuó Casado entre aplausos. En sus palabras, la campaña electoral es un "dejavú" con lo que "hizo Zapatero para pactar con los nacionalistas para tejer un cordón sanitario para que el PP no pudiera gobernar". Comparando pasado y presente, el presidente popular avisó de que fueron los suyos los que "tuvieron que remontar" cuando la situación ya era "muy gravosa". Casado está ahora ante "la necesidad" de volver a unir "para evitar que el PSOE caiga en garras de los que quieren romper España".

Tuvo también un mensaje para Vox. Sin mencionarles acusó a los de Abascal de hacer una política "inútil para los españoles" por "esconderse" en las redes sociales. Asimismo, cree que a sus rivales "se les ha caído la moderación", en el caso del Partido Socialista, por pactar con los independentistas. Casado recordó, una vez más, la reunión de Pedralbes. "Ahora apuestan por una campaña ñoña", y les acusó de dar alas "a las fake news" sobre el PP. Ante eso, la respuesta de Casado es no caer en "esos ataques" porque "los españoles no son tontos.

Cayetana Álvarez de Toledo, el gran fichaje "por la libertad"

"Siento espíritu de victoria", dijo la cabeza de lista por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, que se toma su incorporación como "el regreso a casa". Está convencida de que el PP es "lo que España necesita". Tras los agradecimientos "por la oportunidad". En un tono sobrio, Álvarez considera que la política es "un oficio denostado" pero recordó que, dentro de la polarización y "el ruido", hace falta "convivencia".

Reivindicó el importante papel de la política, citó a Weber, y recalcó que "la política, cuando se hace bien, hace que el populismo desaparezca". Escoltada por Javier Maroto a un lado y el propio Pablo Casado, esgrimió que "queremos plantar cara en todo el territorio español para defender a los españoles". Según ella, el principal valor del PP es el de "la verdad" frente al "populismo, al sanchismo, y a todos estos ismos".

"Tenemos la nobleza de defender nuestras políticas desde la verdad", continuó. La candidata reconoció que la lucha será "difícil" y desarrolló que se presenta por Barcelona (para contestar al independentismo) porque "el PP somos una impugnación del proyecto nacionalista que consiste en convertir a nuestros ciudadanos en extranjeros".

Para Álvarez de Toledo, "cada vez que digan que yo no tengo derecho a presentarme por Cataluña, más exponen su racismo y su xenofobia". Cuanto más expresen eso, siguió, "más poderosa será esta candidatura del Partido Popular". En palabras, el procés es "un gigantesco proyecto de extranjería". Con suma dureza, el proyecto del secesionismo representa "el racismo y la xenofobia".

Habló de la "gran falsedad" del derecho a la autodeterminación. "Todos los españoles tenemos el derecho de representarnos los unos a los otros. Todos somos propietarios de España". La batalla contra el independentismo parte de esa candidatura del PP. "Voy a Cataluña a defender mis derechos como ciudadana, voy plenamente determindada y felizmente determinada", concluyó, para añadir que va a "representar a los míos" que son aquellos ciudadanos que se consideren "libres e iguales".

Cataluña "no está condenada a ser una tribu, sino a formar parte de una de las mejores democracias del mundo", advirtió. El objetivo es "ensanchar la base constitucional", existe, para ella, la opción de "abrir" esa lucha "de bloques que dicen que existe". Su último mensaje fue claro: "España solo seguirá unida y democrática con un Gobierno liderado por el PP y por Pablo Casado".

"A trabajar por España"

También intervino el secretario general, Teodoro García Egea. "Esta es la gente que va a conseguir echar a Pedro Sánchez de la Moncloa", dijo para empezar su discurso. Egea, que lidera la lista por Murcia, apuntó que van a "trabajar duro" para que "Pablo Casado sea el próximo presidente del Gobierno de España". Eso sí, recordó que los cargos "hay que merecerlos después de que te los den".

"A partir de este momento a trabajar por el PP, por España, y por Pablo Casado", dijo a los presentes en el acto. "Somos los mejores humana y profesionalmente", sostuvo, y añadió que "nadie puede presentar un equipo mejor". Puso en valor algunos nombres, como el de Juan José Cortés, al que dio las gracias "por dar el paso", y también a Pablo Montesinos, que fue uno de los más aplaudidos. Rafael Catalá e Isabel García Tejerina, que son considerados los supervivientes en las listas, fueron puestos en valor por el secretario general. "Esto es el Partido Popular", terminó.

Además, García Egea elevó el tono para enarbolar de nuevo la presencia femenina en las listas, sobre todo en el caso de Castilla y León. "Con estas mujeres yo sí iría a una manifestación, con Ada Colau y con Carmen Calvo no voy a ningún sitio", sentenció, para repetir uno de los mantras más presentes últimamente en el partido: "Que no nos den lecciones".