Padres de niños de Godella
Imagen de los padres de los niños encontrados muertos en Godella (Valencia). AGENCIA ATLAS

La madre que supuestamente ha matado a sus dos hijos de corta edad, una niña de tres años y un bebé de cinco meses, intentó asesinar a sus pequeños días antes del macabro suceso de este jueves, cuando aparecieron muertos y semienterrados en Godella (Valencia).

Según ha adelantado el periodista especializado en sucesos Nacho Abad en el programa de Antena 3 Espejo Público, la joven madre María G. M. habría intentado matar a sus hijos el pasado miércoles ahogándoles en una fosa séptica a la que se tuvo que tirar el padre para rescatar a uno de ellos.

La pareja vivía en una casa abandonada en medio de una zona llena de matorrales y difícil acceso. Ella, de 27 años, habría además dejado una nota de despedida a su madre en la que supuestamente pone "me voy con el Creador", según publica el diario Levante-EMV.

Los agentes encontraron a la mujer este jueves por la mañana metida en un bidón de plástico en posición fetal, semidesnuda y con arañazos, después de que un vecino alertara a la Policía de que la había visto corriendo desnuda con manchas de sangre y siendo perseguida por su pareja, el padre de los niños, un ciudadano belga de 32 años llamado Gabriel.

Estas son las primeras declaraciones de la mujer a la Guardia Civil, recogidas por Antena 3: "Desperté a Gabriel de madrugada porque quería tener sexo, porque hace mucho tiempo que no nos acostábamos. Tengo miedo, porque Gabriel me ha pegado una paliza esta mañana y tengo mucho miedo y me estoy ocultando aquí. ¿Dónde están mis hijos? Quiero ver a mis hijos, me da miedo que les haya pasado algo a mis hijos. Hay una secta que nos persigue y tengo un hijo que está poseído por el diablo".

La Policía estuvo allí el pasado lunes

Según los medios locales, la Policía Local de Godella había intervenido en varias ocasiones previas con el matrimonio ahora detenido, aunque en ninguna ocasión por hechos de gravedad. La última de las intervenciones se produjo el pasado lunes 11 de marzo, cuando los agentes se personaron en la caseta okupada donde vivían en condiciones insalubres tras un aviso de la madre de María, que había discutido con su hija y temía que esta pudiera autolesionarse o suicidarse.

En ese momento, según Levante EMV, los agentes comprobaron que la mujer se encontraba bien y los niños también, pero avisaron a los servicios sociales del Ayuntamiento, que también habían trabajado con esta familia anteriormente.

La niña de tres años, Amiel, estaba escolarizada en el colegio público San Sebastián de Rocafort, según Las Provincias, pero no acudía al centro desde medidos de febrero.

Al parecer, la pareja presentaba problemas mentales, consumían drogas y se decían seguidores de los Illuminati de Baviera, una sociedad —también descrita como supuesta secta— fundada en 1776 que se manifiesta en contra de la influencia religiosa y el abuso de poder por parte del Estado.

Entre los allegados a la pareja se comentan "rarezas" de Gabriel como que a veces se colocaba papel de aluminio sobre la cabeza para protegerse de los extraterrestres o que colocaba cráneos de animales en su casa para "protegerse de los demonios".

Consulta aquí más noticias de Valencia.