Michael Jackson y Bubbles
Michael Jackson junto a su chimpancé Bubbles. ARCHIVO

El Centro para Grandes Simios de Florida (EE UU), en el que conviven orangutanes, chimpancés y bonobos incapaces de sobrevivir en la selva, salió este jueves al paso de "falsas historias inventadas" por algunos medios sobre Bubbles, el chimpancé del fallecido cantante Michael Jackson.

En los últimos días han aparecido informaciones que apuntan a que Bubbles intentó suicidarse, a que sufrió malos tratos por parte del cantante o a que este no dejó dinero para su mantenimiento, extremos todos desmentidos por el centro.

Nacido en 1983, Bubbles fue la mascota que acompañó a Jackson en numerosas fotografías y vídeos musicales hasta que cumplió siete años y desde 2005 vive en el Centro para Grandes Simios, una reserva de 486.000 metros cuadrados ubicada en la localidad de Wauchula.

Desde su ingreso en este centro donde conviven cerca de un centenar de grandes simios rescatados de la industria del entretenimiento, laboratorios, zoos, tiendas y casas particulares, Bubbles se ha convertido en un imán para los medios de comunicación.

El Center for Great Apes, situado entre el espesor de árboles y plantas y cercado, está cerrado al público o mantiene un acceso muy restringido.

"Actualmente hay una gran cantidad de artículos en internet sobre Bubbles y de programas de televisión que han hecho muchas declaraciones falsas", señaló en un comunicado este hogar para simios del centro de Florida.

Lo primero que dejó claro Patti Ragan, fundadora del centro, es que Bubbles se encuentra bien de salud, que recibe un "generoso apoyo de los bienes de Michael Jackson" y que "se mantendrá alejado de aquellos que lo explotarían".

A continuación, Ragan indicó que la mayor parte de los artículos escritos sobre Bubbles son "conjeturas descabelladas o falsos chismes" encaminados a generar titulares "fabricados" sin citar fuentes, algunos de los cuales se atribuyen a ella o a personal del equipo del hogar para simios.

Y mostró su indignación por declaraciones y comentarios cien por ciento falsos como el que asegura que el "personal del santuario no muestra fotografías" de Michael Jackson a Bubbles, para evitar que esto pueda "disgustarle". O que los cuidadores del centro "evitan recordarle su vida" en el rancho Neverland, propiedad en el sur de California donde el "rey del pop" construyó su hogar soñado.

Se trata de una "fabricación total", ya que Bubbles ha visto fotos y vídeos de Jackson y "estos no le disgustan" y "ningún cuidador" del centro ha hablado con periodistas sobre el simio que fue mascota del cantante.

Tampoco es cierto que Bubbles haya tratado de suicidarse o que sea el simio más rico del mundo. Estos son comentarios periodísticos "ridículos" con el único objetivo de vender. "La verdad es que Bubbles no aparecía nombrado en el testamento de Michael Jackson", pero la familia del cantante firmó un acuerdo para "cubrir sus gastos anuales de cuidado cada año", destacó. Ragan concluyó afirmando que Bubbles es feliz y está bien cuidado.

En 2017 una galería de Miami organizó una exposición de pinturas realizadas por algunos de los grandes simios "artistas" internos en el centro de Florida, entre ellos Bubbles. El dinero recaudado con la venta de las obras expuestas se destinó al mantenimiento del Centro para Grandes Simios.

El comunicado del centro sale a la luz tras el polémico documental de HBO Leaving Neverland, que explora las acusaciones de abusos sexuales contra Jackson, que falleció en 2009 a los 50 años por una sobredosis de medicamentos.

Michael Jackson fue acusado en diferentes ocasiones de haber abusado de menores. En 2005 fue absuelto en un juicio en el que se le acusaba de haber abusado de un joven, mientras en 1994 llegó a un acuerdo económico fuera de los tribunales con la familia de otro chico que lo señalaba por el mismo delito.