Arabia Saudí
El rascacielos Faisalia en la ciudad de Riad. GTRES

El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha acusado este jueves  a los gobiernos de los Estados miembros de "socavar" el combate de la UE contra el blanqueo, después de que estos rechazaran una lista sobre países terceros con deficiencias en la lucha contra el lavado de dinero y financiación del terrorismo.

En una resolución aprobada a mano alzada y que no es vinculante, el PE destaca el trabajo de la Comisión Europea, encargada de preparar el listado en el que se incluyó a 23 países, entre ellos Panamá, Afganistán, Corea del Norte, Irán, Puerto Rico o Arabia Saudí.

El texto recalca que el Ejecutivo comunitario elaboró el listado actualizado utilizando "criterios estrictos" y añade que "en el pasado" la lista fue aceptada por los Estados miembros.

Sin embargo, los países de la Unión Europea (UE) consideraron esta vez que el proceso para preparar la lista no fue transparente y se opusieron a ella de forma unánime el pasado 7 de marzo durante una reunión de ministros de Justicia comunitarios.

De todas formas, los parlamentarios dicen reconocer "las presiones diplomáticas" desde los países que forman parte de la lista y hacen hincapié en que esas acciones "no pueden dinamitar la capacidad de las instituciones comunitarias para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo".

Por ello, resaltan que la evaluación y la toma de decisiones en este ámbito "debe basarse únicamente en la metodología adoptada de común acuerdo".

Estados Unidos y Arabia Saudí habrían ejercido presión sobre los gobiernos europeos para que se opusieran al listado, incluidas iniciativas, en el caso saudí, en foros como la cumbre entre la UE y la Liga Árabe de finales de febrero en Sharm el Sheij (Egipto) a través de una carta del rey Salmán bin Abdulaziz.

La resolución del PE también apunta a Rusia, que no fue incluida en la propuesta de la Comisión, y señala que varias comisiones parlamentarias "han expresado inquietud por la debilidad del marco legislativo ruso en el área del blanqueo y la financiación terrorista".

Tras el rechazo de los Estados miembros, el Ejecutivo comunitario deberá ahora presentar una nueva lista y, una vez lo haga, la Eurocámara y el Consejo tendrán un mes de plazo para aprobarla u oponerse, señaló el Parlamento en un comunicado.

El pasado 13 de febrero, el Ejecutivo comunitario presentó su nueva lista de países terceros con deficiencias en sus estrategias contra el blanqueo y la financiación del terrorismo.

La propuesta contenía 23 países: Afganistán, Etiopía, Irán, Irak, Corea del Norte, Pakistán, Sri Lanka, Siria, Trinidad y Tobago, Túnez y Yemen, todos ellos ya incluidos con anterioridad, además de Samoa Americana, Bahamas, Botsuana, Ghana, Guam, Libia, Nigeria, Panamá, Puerto Rico, Samoa, Arabia Saudí y las Islas Vírgenes estadounidenses.

"Estar en esta lista significa que hayamos concluido que hacer transacciones financieras y bancarias con estos países podría exponer al sistema financiero europeo a altos riesgos sobre blanqueo de dinero y financiación de terrorismo", explicó el 13 de febrero la comisaria europea de Justicia, Vera Jourová, quien insistió en que se trata de un "aviso" y no de "un sistema de sanciones".

En un comunicado, la Comisión explicó entonces que el objetivo era "proteger al sistema financiero de la UE" previendo los riesgos, ya que se requeriría a bancos y otras entidades aplicar comprobaciones más estrictas en las operaciones con estos países.

Sin embargo, en una declaración el pasado 7 de marzo, el Consejo (los países) argumentó que "no puede apoyar la propuesta actual porque no fue establecida en un proceso transparente" que "incentive a los países afectados para emprender acciones decisivas, mientras se respeta también su derecho a ser escuchados"