Tubo de escape de un vehículo.
Tubo de escape de un vehículo. ACN

El proceso de redacción de la ordenanza que regulará la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) permanente entre las rondas de Barcelona y de otros cuatro municipios metropolitanos, que entrará en vigor el 1 de enero de 2020 en una superficie de 95 kilómetros cuadrados, echó a andar este jueves tras la reunión en el Ajuntament de la Taula contra la Contaminació de l'Aire, creada en 2015 y participada por el consistorio, la Generalitat y el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB). La aprobación inicial de la nueva ordenanza está prevista para el próximo mes de octubre y el proceso de participación previo se desarrollará hasta septiembre.

El plan pasa porque, en los próximos dos meses, esté lista la propuesta final de esta normativa aprovechando que existe un «consenso bastante amplio» entre los actores implicados, como ha recordado la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz.

El equipo municipal quiere comenzar a paliar con una primera medida como esta los altos índices de contaminación del aire que presenta Barcelona, responsables de más de 350 muertes prematuras en la capital al año, y de que unos 200.000 menores de 14 años puedan padecer problemas cognitivos. Son datos de estudios llevados a cabo por la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB).

El reglamento permitirá reducir en un 15% la contaminación del aire en las zonas de la capital que registran un mayor tráfico.

Con la puesta en marcha de estas restricciones permanentes a los vehículos privados sin etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), y no solo en episodios de altos picos de contaminación por dióxido de nitrógeno, desde el gobierno municipal se calcula que unos 50.000 vehículos (el 7% del total) dejarán de circular entre las rondas de la capital catalana. El objetivo marcado en el horizonte de 2024 es eliminar de la circulación por la zona acotada 125.000 vehículos (el 25%).

Prohibido circular sin etiqueta de la DGT de lunes a viernes de 7 a 20 horas

La propuesta inicial es aplicar la limitación para circular a los vehículos sin distintivo de lunes a viernes de 7 a 20 horas, incluidos los coches extranjeros. Quedarán fuera de la restricción los automóviles de personas con movilidad reducida y los de bomberos, funerarias, policía y otros cuerpos de seguridad. Mientras que se habilitarán autorizaciones puntuales a los de transporte especial, grúas o ferias.

Sanz no se cerraba este jueves a que los viernes, la acotación se pueda avanzar a las 19 horas, o incluso no se realice este día por la tarde. Será uno de los aspectos que se someterán a debate en los próximos meses junto a decidir si se permite que, durante unos días determinados al año, puedan circular vehículos sin etiqueta por situaciones puntuales, como sucede en Bruselas, ciudad que tiene aprobadas seis jornadas.

Ovalorar si se incluye en la norma una introducción progresiva de los vehículos para usos profesionales. La regidora de Mobilitat Mercedes Vidal ha indicado que muchas furgonetas del sector del reparto y del transporte de mercancías tienen dificultades para renovar la flota por la «atomización y la precariedad laboral» que afecta al sector, y que ello supone «dejar sin tratar» una parte importante de las causas de los altos niveles de contaminación.

Sanciones de 100 euros

Como primera propuesta sancionadora a los conductores que no respeten las restricciones de la ZBE permanente se baraja imponer una multa de 100 euros, equivalente a la de no llevar billete en el transporte público. En esta área restringida a partir de 2020, que incluye ámbitos de Sant Adrià del Besòs, L'Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat, el 57% de los vehículos que circulan son turismos, un 13% furgonetas, un 11,5% motos y un 10% taxis.

Un 55% del total de automóviles que transitan por Barcelona no están censados en la ciudad mientras que un 20% no cuentan con el distintivo ambiental de la DGT. El diesel sigue siendo el combustible del 64,6% de todos los vehículos.

Cámaras para el reconocimiento de matrículas

Un total de 78 cámaras instaladas en Barcelona y otras 60 en los otros cuatro municipios dentro de la ZBE permanente controlarán inicialmente las matrículas de los vehículos, identificando a los que no tengan distintivo. Podrían desplegarse hasta un total de 160.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.