GUARDIA CIVIL DE ALMERÍA

Los agentes le intervinieron, asimismo, un tercer envase no rellenable pero gas R-410A, que no puede ser almacenado de este modo, según ha indicado la Comandancia en un comunicado.

El investigado, al que se atribuye la presunta comisión de un delito contra la seguridad colectiva, habría adquirido el material en el extranjero y traido hasta España en buques procedentes del Norte de África.

El gas R-22, también conocido como HCFC-22, es un refrigerante del grupo de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), compuesto que daña la capa de ozono y cuyo uso está prohibido en la Comunidad Europea desde el año 2007 ya que es un gas fluorado de efecto invernadero.

La actuación tuvo lugar durante las inspecciones periódicas que realiza la Guardia Civil en comercios de alimentación y, en concreto, en un comercio minorista de alimentación ubicado en la capital de Almería.

Los agentes observaron en el exterior del local a una persona, totalmente ajena al establecimiento público, que estaba manipulando diferentes objetos en la zona de carga de un vehículo.

En el interior, había una máquina de aire acondicionado, split y compresor, con etiquetas adhesivas con la leyenda 'Refrigerante R22' cuyo uso en la Comunidad Europea está prohibido. Asimismo, encontraron dos botellas no rellenabes de gas R22 de 13,6 y 0,82 kilos de peso y una botella no rellenable de gas R410A, cuyo uso sí está permitido, no así su almacenaje en este tipo de recipientes.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido remitidas al Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Almería.

Consulta aquí más noticias de Almería.