Apagón en Venezuela
Una mujer camina frente a una estación cerrada del Metro de Caracas, fuera de funcionamiento debido al apagón eléctrico afectó a toda Venezuela. Raúl Martínez / EFE

Venezuela intentó este miércoles retomar la normalidad de su crisis, que incluye desde hace años desabastecimiento e hiperinflación, tras el fallo eléctrico iniciado el pasado jueves del que aún no se sobreponen algunas comunidades y cuyo efecto macroeconómico puede suponer la caída de hasta dos puntos en el PIB.

La gran mayoría de los venezolanos amaneció con luz en sus hogares después una oscuridad que se prolongó al menos 72 horas, en el caso de los más afortunados, y cinco días completos para los más desdichados. Varios miles de personas corrieron peor suerte aún, pues este miércoles sumaban casi 140 horas sin electricidad, como ocurre en una urbanización del este de Caracas y en algunas zonas del estado Mérida (oeste).

El Gobierno venezolano anunció este miércoles que se ha restablecido totalmente el servicio eléctrico en el país y que el 80% del territorio ya recibe agua potable, por lo que se reanudarán las actividades laborales que estaban suspendidas desde el viernes.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, dijo que "está completamente restituido el 100% del servicio de energía eléctrica a nivel nacional", tras reconocer que quedan algunas zonas con fallos relacionados con lo que el Gobierno considera "sabotajes locales" que ya están siendo atendidos.

A través del canal estatal VTV, el ministro indicó que excepcionalmente las actividades escolares continuarán suspendidas 24 horas más pero las jornadas en todo el sector público y privado se reanudarán este jueves después de que fueran suspendidas en los anteriores cuatro días hábiles.

Maniobras militares

El ministro anunció también la puesta en marcha de nuevos ejercicios militares, habituales en Venezuela, para este fin de semana como una "acción integral para la protección del pueblo y los servicios estratégicos de la nación".

Estas maniobras pretenden la "protección integral de todo nuestro Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y de nuestro sistema de aguas", dijo el ministro, al reiterar la versión gubernamental que acusa a Estados Unidos y a la oposición local por el apagón.

Además, su objetivo es "evitar que se vuelvan a producir en el futuro nuevos ataques de acción criminal del terrorismo de la ultraderecha venezolana y de sus dueños en la Administración del gobierno de los EE UU", dijo Rodríguez.

Casi 400 detenidos

Solo en el estado Zulia (oeste) unos 500 comercios fueron saqueados durante el apagón, por turbas que robaron hasta el mobiliario en medio de una ola vandálica que arrojó un saldo de casi 400 detenidos.

El principal productor de alimentos de Venezuela, Polar, anunció pérdidas superiores a los 5 millones de dólares por saqueos e informó de "destrozos y daños irreparables" a varias de sus plantas productoras causados por centenares de personas.

Entretanto, el gremio de ganaderos venezolanos registró pérdidas también superiores a los 5 millones de dólares por las dificultades operativas. Al verse cortada la electricidad y, por tanto, la cadena de frío y la comercialización, casi 7 millones de litros de leche destinadas al consumo y a la fabricación de quesos se perdieron, lo que se tradujo en pérdidas por 4,1 millones de dólares.

Además, más de 2.000 toneladas de carne se dañaron en canales agropecuarios y carnicerías al verse interrumpida la normal refrigeración. Los alimentos descompuestos, añadió el gremio, pudieron haber servido para el consumo anual per cápita de casi 160.000 venezolanos.

El analista financiero Henkel García explicó a Efe que calcular el daño patrimonial causado por los fallos eléctricos es complejo. "Pero inicialmente, entre daños y pérdidas estamos estimando un monto cercano o que está entre 1 y 2 puntos del producto interno bruto. Eso daría algo entre 800 y 1.600 millones de dólares por todos estos apagones", indicó el director de la firma Econométrica.