El anticuario Pedro Roldán ha manifestado a Europa Press que frente a las voces de vendedores de este mercadillo contrarios a la reordenación promovida por el Ayuntamiento hispalense, si bien es cierto que los puestos de venta "pierden" metros cuadrados, "era necesaria una reestructuración porque así no se podía seguir".

Y es que a su entender, fruto de la "falta de organización" y actualización de la asociación de vendedores, la "dejación" del Ayuntamiento y el devenir de los propios comerciantes, el mercadillo se ha "deteriorado" en diversos aspectos y su imagen ha resultado "dañada". "Todos somos un poco culpables", ha reconocido, insistiendo en la idea de que "había que tomar medidas" para recuperar las condiciones del mercadillo, sobre todo a cuenta de toda su historia y trayectoria.

"Era necesario un lavado de cara. Yo soy de la parte (de vendedores) a la que le parece bien" la reordenación espacial del evento, ha asegurado Pedro Roldán, quien ha insistido en que la incidencia que ha tenido la "mala organización" de la asociación de vendedores, que a su juicio necesita "cambios". En cualquier caso, el mercadillo afronta este jueves su primera edición, después de que la semana pasada la Policía Local actuase contra los puestos instalados fuera del perímetro de la nueva ordenación.

LA REORDENACIÓN DEL JUEVES

Como refleja la hemeroteca, allá por 2010, el Ayuntamiento de Sevilla y la asociación de comerciantes del mercadillo popular de El Jueves, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII, firmaban un convenio de colaboración para que este mercado de antigüedades y objetos de segunda mano incorporase la identificación y delimitación de sus puestos de venta, regidos además por un horario determinado.

El convenio en cuestión regulaba la instalación de los 124 puestos de venta autorizados en 2001 por lo que a sus dimensiones, localización y "correcta identificación" se refiere, dado que ambas partes señalaban entonces que el "intrusismo" es uno de los principales problemas que afronta este mercadillo popular.

Además, las partes acordaban un horario concreto para la celebración del mercadillo, concretamente entre las 07,00 horas y las 15,00 horas de cada jueves del año, a excepción del Jueves Santo, mientras los comerciantes se comprometían a recoger debidamente los puestos de venta del mercado.

En ese sentido, fuentes municipales han indicado a Europa Press que desde entonces, este mercadillo popular se ha expandido por diversas calles más allá de la calle Feria, incorporando algunos puestos de venta productos ajenos a las antigüedades y artículos singulares. Tal extremo, según el Consistorio, estaba suscitando incidencias en materia de accesibilidad, limpieza y convivencia, extremo por el cual en los últimos tiempos se propuso una "reordenación" del mercadillo para atajar tales problemas.

LA ÚLTIMA PROPUESTA

Según el Ayuntamiento, en la última reunión con la asociación de comerciantes del mercadillo popular de El Jueves se trasladó a los vendedores que para "garantizar" la accesibilidad, las vías de salida ante cualquier incidencia de seguridad y la convivencia, el mercadillo debía acotarse a la propia calle Feria y la plaza de Montesión, con sólo los 124 puestos reconocidos en 2010, extremo que comenzaría a ser aplicado desde marzo.

En ese sentido, y tras la mencionada y reciente intervención policial, saldada con la retirada de los puestos de venta no autorizados o instalados más allá de la delimitación estipulada, Francisco García, uno de los vendedores, manifestaba a Europa Press que no resulta "viable" reducir el espacio con el que contaba este mercadillo, porque entre las antigüedades en venta figuran "cómodas, sillas, arcas y otros muebles" y con "dos metros" cuadrados por puesto, por ejemplo, no es suficiente. "Han reducido el espacio a la mitad", aseveraba.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.