El líder del PP, Pablo Casado, ha pedido a los "partidos nuevos" que hagan una "reflexión" sobre si conviene que concurran o no en las circunscripciones pequeñas en las elecciones generales de abril, ya que, según ha dicho, eso hará que se "divida el voto" del centro-derecha y, por lo tanto, salga beneficiado el PSOE y Podemos.

Así se ha pronunciado en un acto en Zaragoza con afiliados del PP, donde ha puesto en valor que el Partido Aragonés (PAR) haya tomado la decisión "responsable" de no presentarse a las generales -concurrió con el PP en las de 2015 y las de 2016- para que no haya "dispersión del voto constitucionalista". A su entender, "es algo digno de agradecer".

"Lo que tengo que decir es que ojalá otros partidos también hicieran este análisis de responsabilidad y es pensar que en aquellas convocatorias electorales en las que no van a tener representación en algunas circunscripciones, si merece la pena dividir el voto para que algunos escaños pasen al PSOE y a Podemos", ha manifestado.

Vox: "Que se retiren ellos"

Vox no ha tardado en responder al líder del PP y, a través de un comunicado, ha asegurado que se presentará en todas "circunscripciones electorales" en las generales.

A través de un comunicado, Vox ha afirmado que su secretario general, Javier Ortega, ya contestó al del PP, Teodoro García Egea, que la decisión del partido de Abascal sobre sus listas era "inamovible", puesto que había sido tomada por su Comité Ejecutivo Nacional y que Vox "no se va a plegar a los intereses de ningún otro partido político".

De hecho, la formación ultra defiende que, en todo caso, son ellos los que deberían pedir al PP que retire su candidatura en aquellas autonomías en las que "están por encima de los populares", haciendo referencias a las encuestas que se están publicando.

En un tuit, Abascal asegura que su partido dice "lo mismo en toda España, en provincias grandes y en provincias pequeñas". "Vamos a dar la oportunidad para que la España Viva vote sin miedo y contra el miedo", señala el líder del partido ultraderechista.

Llama a los partidos nuevos a "reflexionar"

Casado ha explicado que hay provincias "de menos de seis escaños", que suponen "casi la tercera parte del Congreso", en las que los últimos escaños de esas circunscripciones ("unos 20") "basculan entre el PP, el PSOE o Podemos".

Por eso, ha insistido en que "la reflexión que hay que hacer es si merece la pena" que "partidos nuevos", en alusión a Vox, vayan a permitir una fragmentación del voto constitucionalista en esas provincias, de forma que esos escaños vayan a "engrosar las filas de la izquierda radical, en manos de Torra, los independentistas y los batasunos".

Alusión al acuerdo entre ERC y Bildu

Además, ha destacado que ERC y Bildu han llegado a un acuerdo ante las generales para "tener grupo parlamentario propio y unido" tras las generales. Según ha dicho, los independentistas "se ponen de acuerdo para romper España" y los constitucionalistas están "fragmentando el voto".

A su entender, hay votantes que creen que ahora tambiénr podrán sumar como ocurrió en las elecciones andaluzas de diciembre. "No de dan cuenta de que en Andalucía las provincias tenían más de diez años", ha apostillado, para insistir en lo que puede pasar el 28 de abril en provincias de tres, cuatro y cinco escaños.

"Lo dejo en esa reflexión y tendrán que contestar algunos partidos sobre si esto es algo positivo para su electorado o si a lo mejor se dan cuenta que su electorado va a empezar a pensar que es mejor concentrar el voto en las generales para o tener otro Gobierno franknstein o sanchestein", ha avisado.

Casado ha asegurado que el PP ha cumplido con lo que ha prometido y está tendiendo "la mano" a otras fuerzas, a las que respeta "mucho" porque defienden la Constitución y la unidad de España. "Pero que quizás se conviertan en los mejores aliados de una dispersión del voto que pudiera, según las encuestas, revalidar el Gobierno más letal de la historia reciente de España", ha concluido.