La Xunta admite que un Brexit sin acuerdo "dificultaría" el trabajo de la flota gallega, si bien dice que "no agota" la posibilidad de una salida negociada con acceso a recursos pesqueros de Reino Unido condicionada a su posibilidad de acceder al mercado europeo.

El pleno del Parlamento Europeo ha respaldado este miércoles las medidas de contingencia para minimizar los daños que supondría para el sector pesquero una salida sin acuerdo del Reino Unido del bloque comunitario, que pasan por la posibilidad de acordar un acceso recíproco a aguas durante lo que queda de año y por la concesión de ayudas a los pescadores europeos.

Sobre este extremo, la Xunta ha trasladado a Europa Press que garantizar el acceso a aguas "es fundamental", con el fin de, "mientras tanto, negociar el modo de salida del Reino Unido de la UE". Aquí, defiende el mantenimiento del 'statu quo'.

Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, lamenta que la flota cuenta con "cada vez más inquietud" sobre su futuro, tras la votación del martes "muy negativa". Y es que deja claro que este sector "necesita planificación" y "no se pueden tomar decisiones sobre la marcha". "Tenemos múltiples preguntas encima de la mesa y pocas contestaciones", se queja.

Sobre estos planes de contingencia, Touza advierte de que "exigen una reprocidad". "Pero por parte de Reino Unido no vemos ninguna reciprocidad respecto a la pesca", recrimina. Pone de ejemplo que "no sirven de nada que en la UE se acuerden temporalmente rebajar los controles en frontera con productos ingleses si los ingleses no hacen lo mismo con los europeos".

Y es que dice que "preocupa el momento de ruptura pero aún preocupa mucho más el día después, el momento del posBrexit". "Cada vez hay más inquietud, hay temas logísticos, sanitarios... que como no hay soluciones es muy difícil hacer previsiones", opina.

EFECTO "ARRASTRE"

Este miércoles, el ministro de Pesca, Luis Planas, ha afirmado que la incidencia de un Brexit sin acuerdo en la flota española "será limitada".

Sin embargo, el presidente de ARVI no comparte esta opinión, pues cree que estará "absolutamente impactado". Indica que son 89 barcos los de bandera española que pescan en aguas británicas, pero avisa del efecto "arrastre" que puede darse con barcos franceses, holandes y belgas que se vayan a otros caladeros como el de Irlanda y la incidencia tendría. A esto se unen los intereses de los barcos en Malvinas.

Además, Touza hace hincapié en el "abastecimiento de mercados", a la vez de "los miles de trabajadores abordo de los barcos, pero también los miles de empleos en tierra que dependen de eso".

AYUDAS A PESCADORES

Con todo, el Gobierno gallego subraya que, en caso de que no haya acuerdo, lleva "semanas" trabajando para poner en marcha los planes de contingencia de su competencia.

Aquí se encuentran cuestiones relativas a las modificaciones necesarias del Fondo Europeo y Marítimo de Pesca (FEMP) para "permitir la concesión de ayudas a la flota afectada por una posible paralización de actividad".

En esta línea, el presidente de los armadores de Vigo incide en que hay un "contacto continuo" con las administraciones, pero explica que los planes temporales subvencionados con cargo al FEMP para dar ayudas a armadores y trabajadores "coyunturalmente podría valer unos meses", aunque "es la peor solución mandar al paro a miles de trabajadores". "Pero, ¿y después qué?", se pregunta.

POSTURA DEL BNG

Por su parte, la eurodiputada del BNG Ana Miranda ha reclamado que los barcos gallegos "sigan pescando en aguas del Reino Unido con independencia de la resolución del Brexit".

Asimismo, valora "la importancia" de que la Eurocámara dé estabilidad a las actividades pesqueras con el acuerdo de este miércoles, porque de este modo "quedan eliminadas parte de las preocupaciones e incertidumbres del sector pesquero".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.