Un agente de policía con uno de los perros que rastrearon los vagones
Un agente de policía con uno de los perros que rastrearon los vagones EUROPA PRESS - Archivo

El titular del juzgado de instrucción número 3 de Santiago, Andrés Lago, ha rechazado los recursos interpuestos contra el cierre de la instrucción sobre el accidente del Alvia de julio de 2013, de modo que dirige la causa contra el maquinista, Francisco Garzón, y el exjefe de seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte.

A ambos les atribuye 80 supuestos delitos de homicidio y 144 de lesiones por imprudencia profesional grave, al primero por circular despistado y al segundo por un análisis de riesgos deficiente.

El instructor ha acordado la suspensión del trámite de calificación y de resolución de petición de diligencias complementarias hasta que el auto, que puede ser recurrido ante la Audiencia Provincial de A Coruña, sea firme.

En una reciente entrevista con Europa Press, Lago señalaba que confiaba en que "antes del verano" la Audiencia Provincial de A Coruña haya adoptado una resolución "firme".

Entonces (a finales de febrero), apuntaba que eran "varios recursos". "No sé cuántos pero son varios. Y entonces, claro, tengo que ponerme a estudiarlos, a mirarlos y a tomar una decisión. Una vez que lo haga seguramente algunos irán en apelación a la Audiencia Provincial", explicaba.

CONFIRMA CINCO SOBRESEIMIENTOS

En un auto con fecha de este 12 de marzo, remitido a los medios de comunicación por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), el magistrado desestima las solicitudes de las acusaciones y defensas, con lo que confirma el sobreseimiento provisional y archivo de la causa respecto a los otros cinco investigados (el director de seguridad de Renfe, el gerente del área de seguridad en la circulación del noroeste de Adif y tres técnicos de Ineco).

En cuanto al exjefe de seguridad de Renfe, al que la plataforma de víctimas quería que se llevase a juicio por eventuales responsabilidades en relación con la desconexión del ERTMS embarcado, Lago apunta que su responsabilidad "se ciñe al material rodante y a la formación del maquinista".

Al respecto, asegura que "no consta que hubiese incurrido en incumplimiento normativo y/o técnico alguno". Su departamento, según el instructor, "cumplió con su labor, que no era otra más que habilitar un material rodante técnicamente adecuado y poner a los mandos del mismo a un maquinista debidamente formado y dotado de las habilitaciones profesionales legalmente exigibles".

Respecto al gerente de seguridad en el noroeste de Adif, insiste en que es "evidente que más allá de la denominación de su cargo, carece de competencia en el ámbito de la evaluación de riesgos que aquí ocupa".

También rechaza la petición de la defensa del maquinista para que se archive la causa contra él al subrayar que de la investigación se deduce que "incumplió su obligación esencial: respetar el cuadro de velocidades máximas, y eso generó un resultado catastrófico".

"El hecho de que otros responsables de Adif incumpliesen también presuntamente su obligación de realizar una correcta evaluación de los riesgos que pudiese comportar mejoras en la infraestructura o en el subsistema de control, mando y señalización no excluye la responsabilidad del maquinista ni lo exonera de su presunta responsabilidad en la causación del siniestro", incide.

Y es que, "de respetar el cuadro de velocidades que tenía a su disposición, tal y como hizo en múltiples ocasiones anteriores en las que circuló por ese mismo punto, el accidente no se habría producido", recalca.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.