Según la documentación recogida por Europa Press, se ha dado licencia, concretamente, a las obras para ejecutar el aparcamiento bajo rasante de dos plantas, que incluye un local en bruto y sin uso definido en la primera planta bajo rasante, y para las obras de urbanización para la zona verde sobre el citado parking, así como para un paseo fluvial al que da fachada el local y los espacios de conexión del citado paseo con la avenida.

Se trata, así, de la primera de las tres fases en las que se divide este proyecto para el que el consejo de administración del Puerto de Sevilla aprobó en julio de 2018 la concesión administrativa de la parcela P-3 durante 50 años, un espacio de 15.780 metros cuadrados.

Contará con un 80 por ciento de la superficie dedicada a zonas verdes e incluirá una plaza mirador y un paseo peatonal abierto al público próximo a la dársena. Además, dispondrá de un espacio dedicado a usos deportivos y otro para exposiciones y congresos en una siguiente fase, además de un área de restauración y un aparcamiento subterráneo con capacidad para unas 360 plazas.

Preguntado por esta aprobación, el concejal delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo de Sevilla, el socialista Antonio Muñoz, que ha participado este miércoles en la presentación del concierto de clausura del Año Murillo, ha indicado que la función de la Gerencia de Urbanismo es "velar por la legalidad y conceder la licencia de obra".

"A partir de ahora empieza la cuenta atrás para que sea una realidad. El concesionario estará en condiciones de empezar la obra el próximo mes y se prevé que la primera fase del proyecto se haga en 2020", añade, subrayando que "lo que ahora es un terreno baldío que sirve de parking para la Feria se convertirá en una zona más amable, con un espacio verde, comercial y con zona deportiva".

El proyecto será desarrollado por Jardín de las Cigarreras SL, quien invertirá unos 25 millones en la obra de 18 meses de duración. Contará con una gran terraza mirador, zonas verdes, espacio para equipamientos públicos, "todo ello con un diseño enraizado en la tradición andaluza pero con elementos muy contemporáneos", según la adjudicataria de la iniciativa.

Además, el paseo estará marcado por un pavimento que se amolda al terreno, sin escalones, con praderas y zonas amplias, donde se integrarán dos edificios de tres plantas de altura y unos 7.000 y 800 metros cuadrados, respectivamente.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.