Turistas recorriendo Sevilla
Turistas recorriendo Sevilla EUROPA PRESS - Archivo

En concreto, ha sido aprobado el reformado de un proyecto con licencia ya concedida para que dos edificios de usos terciarios enclavados en la calle Feria y la plaza de los Maldonados sean desarrollados como una edificación de cuatro plantas con 16 apartamentos turísticos, así como la modificación de otro proyecto con licencia ya aprobada, para "cambios en la distribución y ejecución de una piscina comunitaria en el espacio libre, resultando un edificio desarrollado en dos plantas y ático para trece 13 apartamentos turísticos" en la calle Santa Paula.

Igualmente, la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado reformar otro proyecto ya autorizado, respecto a "un edificio desarrollado en tres plantas y ático para el cambio de uso de residencial a terciario con cinco apartamentos turísticos" en la calle General Castaños, toda vez que recientemente era aprobada una licencia de obras de cambio de uso residencial a terciario, "con nueve apartamentos turísticos" en las plantas tercera, cuarta y quinta" de un edificio de seis plantas de la calle Campana.

Tales proyectos, en cualquier caso, vienen a incrementar la oferta de viviendas turísticas de la capital andaluza, donde el "Colectivo-Asamblea Contra la Turistización de Sevilla" y otras voces avisan de las consecuencias de la proliferación de la oferta turística.

Y es que según este colectivo, los datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a julio de 2018 reflejaban que entonces

había en Sevilla un total de 21.629 plazas hoteleras repartidas en 223 establecimientos; mientras que las viviendas con fines turísticos suponían 7.305 plazas repartidas en 3.441 pisos, sin contar con las viviendas con fines turísticos no regularizadas y por ende ajenas a las estadísticas.

Como consecuencia de ello, según el colectivo, el casco histórico y Triana afrontan un "contexto de casi saturación" al ser "rebasada" la capacidad de absorción de turistas de tales entornos, lo que se traduce en una subida de los precios del alquiler en tales zonas y la consiguiente "expulsión de población de sus hogares" al no poder afrontar los precios de la vivienda.

LA REGULACIÓN MUNICIPAL

En paralelo, el Ayuntamiento, gobernado por el socialista Juan Espadas, promueve una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006, para establecer una primera regulación municipal sobre las viviendas turísticas. En concreto, se propone que las viviendas turísticas pasen a ser consideradas como alojamientos turísticos dentro de un uso general de "hospedaje de carácter terciario", lo que establecería condiciones en cuanto a su posible implantación.

Con dicha modificación se excluiría en primer lugar del uso residencial las viviendas con fines turísticos. Dejarían de ser consideradas como tales y, en consecuencia, pasarían a estar sujetas a licencias de actividad o de cambios de uso. Pasarán así a formar parte de una nueva categoría dentro del uso terciario denominada "hospedaje", que incluiría todos los modelos de alojamientos de acuerdo con la Ley del Turismo Andaluz (hoteles, pensiones, apartamentos turísticos y cualquier otra fórmula dentro de la normativa). Todos estos usos, claro está, tendrían que cumplir los mismos requisitos a la hora de su implantación en la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.