Kim Kardashian
Kim Kardashian. GTRES

Kim Kardashian se ha propuesto acabar con las injusticias penales de Estados Unidos y si Kim Kardashian se propone algo, Kim Kardashian va a hacer de todo por conseguirlo.

Este activismo en el que se está involucrando la celebrity ha sido la mayor de las suertes para Matthew Charles, uno de los grandes beneficiados de la reforma penal que se llevó a cabo en diciembre en el país norteamericano, pues salió libre el pasado enero.

Sin embargo, Charles, que fue condenado por un delito sin violencia vinculado a las drogas en 1996, saltó a la fama el año pasado, cuando tuvo que volver a ingresar en prisión después de que su pena hubiera sido acortada.

Su mediático caso hizo que Kim Kardashian se posicionara a su favor e incluso en mayo visitara la Casa Blanca para hablar sobre la necesidad de la reforma que finalmente llegó.

La lucha de la estrella de los reality no ha quedado ahí. Cuando el pasado jueves el diario local The Tennessean publicó un reportaje sobre la dificultad de Charles para encontrar piso tras su paso por la cárcel, Kim Kardashian se puso en marcha.

Ha sido el propio exconvicto quien ha contado a través de su Facebook cómo la mayor de las Kardashian se puso en contacto con él y le dijo que su situación "la había conmovido" y que estaba "decidida" a ayudarle. Además, incide en que no lo ha hecho "por publicidad" ni nada parecido, pero que "tenía" que compartirlo.

En el seguimiento que ha hecho The Tennessean del caso aseguran que Kim Kardashian-West le va a pagar cinco años de alquiler de una vivienda, la cual ahora tiene Charles que encontrar.

Una lucha continua

Kim Kardashian está usando su poder mediático para dar a conocer y cambiar las situaciones sociales que ella considera inaceptables dentro de una democracia.

Cyntoia Brown consiguió el indulto después de una extensísima campaña de apoyo de la popular modelo. Brown había sido condenada a cadena perpetua en 2006 por asesinar al hombre que le pagó por tener sexo con ella cuando tenía 16 años.

En su visita en mayo de 2018 a la Casa Blanca, logró de Donald Trump el indulto presidencial para Alice Marie Johnson, una convicta a cadena perpetua de 63 años que llevaba entre rejas más de dos décadas por un delito de drogas sin violencia.

Y en septiembre pasado inició otra campaña mediática a favor de Chris Young, un joven al que condenaron a cadena perpetua por posesión de marihuana y medio gramo de cocaína.