Edificio de Correos en la Plaza de San Agustín de Logroño
Edificio de Correos en la Plaza de San Agustín de Logroño EUROPA PRESS - Archivo

De este modo, la Junta de Gobierno Local ha aprobado la modificación de la zona de máxima ocupación con terrazas de veladores de la Plaza San Agustín. Se trata, como ha apuntado el portavoz del equipo de Gobierno municipal Miguel Sainz, "de uno de los últimos pasos previos a la concesión de la licencia de obra".

Consiste en disponer de un espacio de unos 6 metros para el vallado de la obra, tal y como ha solicitado la empresa promotora, lo que reducirá el espacio de terrazas de veladores al tener que garantizar un espacio de unos 5 metros para el tránsito peatonal y el uso común general.

En la modificación se ha tenido en cuenta el mantenimiento del itinerario peatonal principal que garantice el tránsito y la reserva en la fachada al este de la zona de veladores de una banda de dos metros de anchura para garantizar un tránsito peatonal confortable y el acceso a portales y locales comerciales.

También se tienen en cuenta factores como las características geométricas de la plaza y la necesidad de garantizar el acceso de vehículos de emergencia, especialmente bomberos, ya que se trata de una zona con mucha presencia de establecimientos hosteleros con cocinas.

200.000 EUROS PARA AYUDAS AL INFORME ITE.

Por otro lado, la Junta de Gobierno ha aprobado las bases y convocatoria para la concesión de subvenciones a la realización de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) en 2018. Para ello se contempla un gasto de 200.000 euros. El coste subvencionable es el 80% de la minuta del técnico encargado de la realización de la ITE, sin que supere la cantidad de 800 euros.

Pueden acogerse a estas ayudas los propietarios incluidos en los padrones aprobados por el Ayuntamiento de Logroño y los propietarios de edificios con antigüedad superior a 30 años que, sin estar obligados, se sometan voluntariamente al informe este año.

El plazo para solicitar la subvención es desde el siguiente día hábil a la publicación de la convocatoria en el BOR hasta las 14 horas del 27 de junio. La concesión de las subvenciones se realizará previa comprobación de los requisitos exigidos y hasta agotar el crédito presupuestario.

Miguel Sainz ha recordado que esta línea de ayudas se inició en 2014 y cada año se elabora un padrón con el fin de cubrir progresivamente el número total de edificios con más de 30 años, estimado en cerca de 4.000 (el padrón de 2019 contempla 611 inmuebles).

En el periodo 2014-2018 se han concedido para la realización de la ITE un total de 1.989 ayudas por un importe superior a los 870.000 euros.

Estas ayudas se complementan con las que convoca anualmente el Ayuntamiento de Logroño para subsanar las deficiencias detectadas en la inspección. El presupuesto municipal para 2019 destina para este fin una partida de 500.000 euros, con un censo de viviendas de más de 30 años que alcanza los 611 inmuebles.

De hecho, la Junta de Gobierno ha aprobado un listado de 63 solicitudes admitidas a la convocatoria de ayudas para actuaciones en edificios para subsanar las deficiencias detectadas en la Inspección Técnica de Edificios (ITE) correspondientes a 2018.

En este listado hay otras 97 solicitudes provisionalmente excluidas, que disponen de un plazo de diez días hábiles para que los interesados puedan completar la documentación o subsanar la falta de documentos.

Según ha explicado el portavoz del Gobierno local, Miguel Sainz, este año se mantiene el importante esfuerzo económico del Ayuntamiento de Logroño "con el fin de seguir con esta línea de ayudas tan demandada por los logroñeses".

El porcentaje de la ayuda es de un 35% del presupuesto protegible y en ningún caso la cuantía de estas ayudas puede superar el importe máximo de 10.000 euros por promotor y edificio.

La Ordenanza reguladora de la Inspección Técnica de Edificios establece que, con la finalidad de determinar el estado de conservación de edificios de viviendas catalogados o de antigüedad superior a 30 años, es obligatorio realizar una inspección técnica periódica cada cinco años para asegurar su estabilidad, seguridad, estanqueidad y consolidación estructurales o para mantener o rehabilitar sus dependencias.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.