Totalán
Imagen de la zona del rescate de Julen en Totalán. EFE

El equipo forense que realiza la autopsia de Julen, el niño de 2 años que murió tras caer el pasado 13 de enero a un profundo pozo en Totalán (Málaga), ha pedido información sobre el rescate del pequeño para aclarar la manera en la que se produjeron las lesiones que presentaba el menor.

Fuentes judiciales dijeron que los patólogos quieren conocer las características del pozo y las acciones que se realizaron en la extracción y que pudieran haber afectado al cuerpo del niño.

Los facultativos quieren dicha información para aclarar y valorar el posible mecanismo de producción de las lesiones que presenta y por ello consideran importante conocer todo lo relacionado con las actuaciones realizadas por la Policía Judicial.

El equipo médico forense del Servicio de Patología del Instituto de Medicina Legal de Málaga ya ha recibido los informes complementarios realizados en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, con sede en Sevilla.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga ya ha remitido la información solicitada por los forenses para que puedan finalizar el informe definitivo de autopsia, indicaron las fuentes.

Según la autopsia preliminar, a la que tuvo acceso Efe, el pequeño sufrió una "fractura craneoencefálica, heridas en zona temporal izquierda y frontotemporal, además de múltiples heridas 'post mortem' y la data de la muerte coincide con los días de su desaparición".

Además el pequeño tenía restos de tierra en sus manos y en el estómago y en el esófago.

Declaración de testigos

Este miércoles por la mañana el juzgado instructor del caso Julen concluyó la toma de declaraciones a testigos con los guardias civiles que intervinieron en el rescate del cuerpo y el ingeniero de caminos Ángel García Vidal, que coordinó las obras de urgencia para encontrar al pequeño.

Cuatro guardias civiles compareecieron para concretar cómo fue el rescate y García Vidal especificó a la jueza todo el operativo con una cronología diaria con todas las actuaciones y los problemas encontrados en el terreno.

Además, la juez preguntó sobre la tierra que había sobre y debajo de Julen, y García Vidal le explicó que dicha tierra es producto de pequeños desprendimientos en el rescate.

La magistrada incidió en si es normal que haya pozos sin cerrar y el ingeniero de caminos le contestó que lamentablemente se ha comprobado a raíz de esta tragedia que hay bastantes.

"Solo quieren saber qué paso"

La abogada que representa a los padres de Julen indicó a los periodistas que tras finalizar estas últimas declaraciones quedan a la espera de la autopsia definitiva y precisó que a su entender ya hay "elementos suficientes de cómo estaba aquello y qué ha pasado".

Respecto a los padres, señaló que están viviendo una desgracia muy grande y que "solo quieren saber qué paso".

Los abogados de la defensa de David Serrano, propietario de la finca en la que ocurrieron los hechos y único investigado en esta causa por homicidio imprudente, presentaron a la instructora un informe que hacía presumir que el pequeño pudo morir en las labores de rescate.

Pero dicho informe fue rechazado por la jueza alegando que no era pertinentes en el estado en el que se encontraba el procedimiento y también porque todavía no se tenía la autopsia definitiva.

Pese a ello, esta semana los letrados han recurrido dicha decisión judicial, pero este miércoles el fiscal se opuso al recurso porque están pendientes de resoluciones "esenciales" en el presente auto, según confirmaron otras fuentes judiciales.

Consulta aquí más noticias de Málaga.