Alba Carrillo cree que está siendo víctima de un complot de sus ex.
La modelo y colaboradora Alba Carrillo. GTRES

Lo que se dice harta. De los hombres, de los comentarios (que solían ser de más hombres) y de un hombre en concreto, Thibaut Courtois. Alba Carrillo no dudó este martes en directo en soltar bomba tras bomba tras su ya famoso estallido en Instagram contra el portero del Real Madrid, el propio equipo blanco y  los "pajilleros".

Pero es que la primera bomba fue hasta que apareciera por el programa del que es colaboradora, Ya es mediodía. Y es que ahce apenas unos días, su madre, Lucía Pariente, compartía en sus redes sociales una publicación en la que arremetía contra Telecinco y culpaba de los males de su hija a Paolo Vasile.

Rápidamente se extendió como la pólvora en diversos medios que la modelo dejaría de trabajar en la cadena ipso facto. Algo que pasó casi a ser una realidad cuando Carrillo se ausentó el pasado lunes de su silla en el magazín que presenta Sónsoles Ónega.

Sin embargo, este martes, tras la sección de sucesos, Ónega dio paso a publicidad advirtendo que a la vuelta estarían con ella "todos los colaboradores y, si digo todos, es que están todos".

Y sí, allí estaba Alba Carrillo en la sección Fresh, dispuesta a no quedarse callada y a zanjar de una vez por todas una relación que ya estaba rota y en la que Courtois no ha salido a defenderla de la horda de seguidores.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de albacarrillooficial (@albacarrillooficial) el10 Mar, 2019 a las 4:11 PDT

El desahogo

Ónega invitó a Carrillo a que se desahogara cuando lo necesitase. "Incluso me puedes interrumpir", aseguró la presentadora. Y fue cuando estaban viendo unas antiguas fotografías de una sesión de fotos desnudo de otro de los colaboradores, Suso, cuando Alba comenzó. Esta vez, en broma: "Estoy soltera, Suso".

La noticia sorprendión, por poco frecuente, a todos sus compañeros. La presentadora no pudo contenerse. "Eres una máquina de dar titulares", confirmó. Y, a partir de ahí, Alba Carrillo soltó todo lo que tenía dentro hasta las razones por las que la revista Semana la lleva en su potada con el titular "Hundida y decepcionada".

"Soy una persona joven de 32 años. Tengo todo el derecho del mundo a salir a cenar con quien me da la gana, pero ya te digo que no le quiero conocer más, porque esto es devastador, no quiero que mi hijo tenga que escuchar estas cosas en el colegio. Prefiero estar sola", fueron las primeras declaraciones de la modelo sobre Thibaut Courtois, que ya acumula una polémica vida sentimental.

Confirmando de nuevo su soltería, Carrillo aseguró haberse sentido realmente mal por los insultos recibidos, que ha padecido calenturas por las bajas defensas que le producían estar "de bajón".

"El tema de las redes sociales ha sido brutal y las cosas que se están diciendo son mentira y hacen mucho daño", puntualizó la colaboradora, que sabe que no pasa por un gran momento tras otro batacazo en el amor.

"Mira que lo he pasado mal en mi vida, pero esta vez ha sido... No he dado pie con bola", se sinceró, dando a entender que ella es la primera arrepentida de su relación con el guardameta y que, aconsejada por sus compañeros, reconoció que "se han traspasado las líneas rojas de lo que es legal". Es decir, que es muy probable que tome medidas legales.

Todas apoyándola

Isabel Rábago, sentada a su lado, no dudó en tildar de "vergüenza" lo que hicieron las redes y aficionados del equipo blanco con su compañera, culpándola de los males del equipo -que vistos los resultados no son solo problemas bajo los palos-.

"Ya está bien, las mujeres no pueden ser siempre el blanco fácil de los ataques. Os recuerdo que el que estaba debajo de la portería era un señor, no Alba", dijo Rábago.

Además, tras su mensaje en Instagram, fueron muchas las voces que en Twitter se declararon "Carrillistas" por la respuesta de la modelo a los que la acosaban y acusaban.