Este miércoles, a partir de las 10.00, el pleno del Parlamento Europeo evaluará el resultado del voto en la Cámara de los Comunes este martes sobre el 'Brexit'.

El Parlamento británico rechazó este martes por 391 votos frente a 242 el último acuerdo de Theresa May sobre el brexit, que la primera ministra del Reino Unido cerró el lunes in extremis en Estrasburgo para intentar evitar un retraso en la salida de la UE, la ruptura total o, en último término, una 'no salida'.

May se mostró aún partidaria de "una salida ordenada" y convocó para este miércoles otra votación para que los diputados se pronuncien sobre si quieren una salida de la UE sin acuerdo. Si no es así, se decidirá sobre una posible ampliación del plazo previsto, lo que para May "no arregla nada". La salida del Reino Unido de la UE tendría que producirse, en condiciones normales, el 29 de marzo de 2019.

Los eurodiputados discutirán las consecuencias con el vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, el negociador jefe de la UE para el brexit, Michel Barnier, y la presidencia rumana del Consejo.

"Lamentamos el resultado del voto de esta noche y estamos decepcionados por el hecho de que el gobierno de Reino Unido haya sido incapaz de asegurar una mayoría para el Acuerdo de Retirada acordado por ambas partes en noviembre", aseguró un portavoz del presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, tras conocerse el resultado de la segunda votación.

"Desde el lado de la UE hemos hecho todo lo posible para tener un acuerdo. Dadas las aclaraciones adicionales de la UE en diciembre, enero y ayer [por este lunes], es difícil ver qué más podemos hacer. Si hay una solución al bloqueo actual, sólo puede encontrarse en Londres", añadió.

En el debate, los europarlamentarios también expresarán sus demandas de cara a la reunión de primavera de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, centrada tradicionalmente en asuntos de empleo, crecimiento económico y competitividad, la estrategia a largo plazo de la UE contra el cambio climático, las relaciones exteriores (en particular la cumbre UE-China del próximo 9 de abril) y cómo luchar contra la desinformación y proteger la integridad democrática de las elecciones europeas y nacionales en todos los países de la Unión.