La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera al ahora condenado autor criminalmente responsable, en grado de consumación, de un delito sexual a la menor con penetración vaginal.

Por este delito, la Audiencia Provincial le condena a dos años de prisión, inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y la prohibición de comunicación por cualquier medio y aproximación a la menor durante un periodo de cinco años.

La sentencia de la Audiencia Provincial, contra la que cabe recurso de apelación ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), le impone, además, las costas procesales.

Los hechos se produjeron cuando el ahora condenado tenía 27 años y se reunió con la menor y otros jóvenes para jugar a las cartas, en un juego en el que cada vez que se perdía se tenía que hacer una prueba.

Cuando la menor perdió en un primero momento, el resto de jóvenes le impusieron la prueba de besar a un chico del grupo y ésta eligió a L.M., al que besó en la boca, mientras que en una segunda ronda, en la que también perdía, se le ponía como prueba permanecer en el interior de un coche con el condenado "haciendo lo que quisieran".

En el interior del vehículo, el hombre le propuso mantener relaciones sexuales, a lo que la menor accedió, y asegura que solo posteriormente, cuando preguntó por ella, supo que era menor de edad y que residía en un centro de menores.

Consulta aquí más noticias de Burgos.