La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha animado a los jóvenes españoles a sumarse y participar en la huelga climática del viernes, convocada en casi un centenar de ciudades por la adolescente sueca Greta Thunberg, porque en las movilizaciones "se aprende mucho" tomando "parte activa" en los debates actuales.

Durante su intervención en los Desayunos Informativos, la ministra ha destacado que una parte de la educación y la formación tiene que ver "no con oír lecciones magistrales" sino con la reflexión en la calle, tomando "parte activa" de los debates actuales como el cambio climático.

Así, ha calificado de acción "educativa" que los chicos con capacidad de pensamiento propio se manifiesten y considera que el movimiento juvenil y estudiantil por el clima tiene una "gran trascendencia" que se hace "cada vez más presente en las calles" de Europa y en las calles de España.

"Con una gran cita convocada para el próximo 15 de marzo, viernes climáticos, viernes por el clima, no nos robéis el futuro, es lo que dicen los jóvenes --ha recalcado--. Es un día en el que los responsables políticos, empresariales e institucionales recibimos una vez más una lección en voz alta, de aquello que están reclamando, de qué es lo que deberíamos hacer en término de cambio de nuestras agendas, cómo reordenar prioridades, cómo entender por qué importa esa agenda que no acepta más retrasos".

La ministra ha recalcado que se trata de la manera actual de consumir y vivir, el modo de relacionarse, la manera de repartir hipotecas y oportunidades. "Creo que es por tanto un debate de fondo que explica por qué los jóvenes salen a la calle a pedirnos cordura, inteligencia, habilidad, conciencia, acción y ética", ha enfatizado para añadir que las reclamaciones de los jóvenes coincide con algunos de los ejes más importantes del Gobierno en estos ocho meses.

"Esperanzador y sobrecogedor"

En definitiva, ha calificado de "esperanzador" y de "sobrecogedor" el movimiento juvenil que ha inspirado la joven sueca y le parecía "sorprendente" que un asunto como el cambio climático que "transforma tan profundamente" los elementos que se conocen como sociedad no hubieran alcanzado el "nivel de rebelión" y que los jóvenes no hubieran reaccionado "con acritud".

Asimismo, le parece "sobrecogedor" el movimiento juvenil por los mensajes que planta y ha recordado que Greta Thunberg asegura a sus mayores que son tan cobardes que no son capaces de decir a los jóvenes la dimensión real del problema que dejan.

En este contexto, califica a la sociedad de "contradictorio" porque ve "sencillo" acogerse al titular de que es necesario actuar contra el cambio climático, pero cuando se entra en detalle a desgranar el modo de hacerlo, es más complejo y "en algunos casos se llega al insulto". "Eso significa que somos mucho menos coherentes o más persversos", ha comentado.