Clint Eastwood (Por un puñado de dóalres y Mula)
Eastwood en 'Por un puñado de dólares' y en una escena de 'Mula' DIVIsa HV / Warner bros

Por un puñado de dólares (1964), segunda película y primer spaghetti western de Sergio Leone, le hizo saltar a la fama. Por ella Clint Eastwood solo llegó a cobrar unos 15.000 dólares. Siete años después, en 1971 y a raíz de Harry el sucio, se convertiría en el actor más taquillero y mejor pagado del Hollywood de los 70.

En el no menos famoso thriller de Don Siegel le bastó con su contundente presencia en pantalla y apenas un puñado de frases, algunas ya míticas como "Anda, alégrame el día". Pero, para sorpresa de propios y extraños, aún faltaba por emerger el Eastwood director, y de un talento enorme.

Debutó tras las cámaras en 1971 con Escalofrío en la noche (1971) y siguió dirigiendo buenas películas. Aún así, la crítica no empezó a rendirse a sus pies hasta Bird (1988), una biografía apasionada, personal y nada comercial del saxofonista de jazz Charlie "Bird" Parker, y que interpretó Forest Whitaker.

Hacía más de una década, desde Gran Torino (2008), que no compatibilizaba las tareas como director y actor, por ello el estreno de Mula, el pasado viernes 8 de marzo, fue un acontecimiento muy bien recibido tanto por la prensa especializada como por el público, y más teniendo en cuenta que Eastwood ya ha cumplido los 88 años.

Basada en la historia real de un octogenario, excombatiente de la II Guerra Mundial, que de horticultor pasará a ofrecerse a un cártel mexicano para introducir droga en su país, ha sido un éxito en taquilla en Estados Unidos y en nuestras salas.

Mula (2018)

Los personajes preferidos de Eastwood suelen ser un elogio de la profesionalidad, una cualidad que admira. Como director acostumbra a rodar rápido, con pocas tomas y tiempo, y ha sido definido en más de una ocasión como "el último gran director clásico vivo". En su faceta de actor ha intervenido en unas 60 películas. Su primer trabajo fue en televisión, en los años 60, con la serie del Oeste Rawhide. Como director, Mula es su largometraje número 37.

Una cifra impresionante en la que ha realizado películas notables además de un buen puñado de obras maestras. En contraste con otros directores, el legendario Sergio Leone llegó a dirigir solo siete.

Su ideología es más cercana la del Partido Demócrata norteamericano, aunque él siempre ha preferido no etiquetarse como conservador. Está a favor de la defensa del medio ambiente, del aborto o del matrimonio entre personas del mismo sexo. Se define más bien como un "libertario" y su filosofía es la de vive y deja vivir.

Pero a parte de sus incursiones en la política, en la que destaca su etapa de dos años como alcalde de la californiana población de Carmel, sobresale otra de sus facetas creativas, su afición por el jazz y el blues y que le ha llevado a componer, entre otras participaciones, seis de las bandas sonoras de sus películas: Mystic River, Million Dollar Baby, Banderas de nuestros padres, El intercambio, Más allá de la vida y J. Edgar. Además, fue uno de los protagonistas del musical La leyenda de la ciudad sin nombre (1969).

Ha tenido dos matrimonios, dos parejas sentimentales estables, numerosas amantes, siete hijos (al menos reconocidos) y cuatro premios Oscar en competición, dos como director y otro para como uno de los productores, por Million Dollar Baby y Sin perdón, más un quinto honorífico.

Por el camino quedan otros grandes títulos suyos, a un lado u otro de la cámara, como El desafío de las águilas, El seductor, El fuera de la ley, Fuga de Alcatraz, El aventurero de medianoche, El jinete pálido, En la línea de fuego, Un mundo perfecto, Cartas desde Iwo Jima o El intercambio.

Sabías que...

En parte, aceptó rodar Por un puñado de dólares para pasar unos meses, junto a su esposa entonces (Maggie Johnson), en "un país tan exótico" como España. El rodaje tuvo lugar en localizaciones de Almería y Madrid.

Interpretó sus propias escenas de riesgo y acción en Harry el sucio.

Tiene alergia a los caballos. Por ello, siempre ha debido tomar pastillas para rodar las numerosas escenas con equinos.

Rechazó ser James Bond (sustituyendo a Sean Conney) o el papel de Superman (1978) que acabó interpretando Christopher Reeve.

Malpaso, el nombre de su productora, proviene del consejo que le dio un agente suyo. Leone le propuso invertir en sus películas, pero su representante le dijo que  que no lo hiciera, era "un mal paso". Si hubiera hecho caso a Leone en lugar de a su agente habría ganado millones.

Los otros nombres de Eastwood

"El hombre sin nombre"

El bueno, el feo y el malo (1966)

Con poncho, fumando y el revólver a punto para desenfundar. A las órdenes de Sergio Leone protagonizó la famosa Trilogía del Dólar, compuesta por Un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966). Le trajo el estrellato y, de paso, encumbró un subgénero, el spaghetti western, que ha influido en numerosos cineastas.

Harry Callahan

Harry el sucio (1971)

Harry el sucio (1971) dirigida por Don Siegel, quien se convirtió en uno de sus mejores amigos, inauguró también una nueva etapa en el thriller policiaco. Su inspector del departamento de policía de San Francisco conocido por sus métodos expeditivos, al margen de las normas, dio lugar a cuatro secuelas más.

William Munny

Sin perdón (1992)

En otra de sus obras maestras, Sin perdón (1992), y dirigida por él, encarnó a un pistolero retirado. Un asesino a sueldo que dejó la violencia por amor a su esposa Claudia (ya fallecida, pero omnipresente gracias a uno de los temas principales de la banda sonora). Aún así, deberá aceptar un último trabajo para mantener su granja e hijos. Ganó cuatro Oscar: película, dirección, secundario (Gene Hackman) y montaje.

Robert Kincaid

Los puentes de Madison

El Eastwood más sensible y romántico. Los puentes de Madison (1995) fue la adaptación del best seller de Robert James Waller y su pareja en pantalla fue Meryl Streep en una de sus mejores interpretaciones en la pantalla. En taquilla también superó todas las expectativas y se convirtió en una de las favoritas, de crítica y público, de aquel año.

Walt Kowalski

Gran Torino

Un anciano veterano de la guerra de Corea irascible, solitario y racista. Contempla como el barrio en el que una vez fue feliz se ha ido degradando. Más inmigrantes, familias con pocos recursos y proliferación de bandas de delincuentes. Pero que nadie espere a un nuevo Harry el sucio. Su personaje en Gran Torino (2008) evolucionará hacia la tolerancia y la integración, también apostando por la vía legal en la resolución de los conflictos.

(Imágenes, de arriba a abajo: 'Mula' ©Warner Bros, 'El bueno, el feo y el malo' ©MGM, 'Harry el sucio', 'Sin perdón', 'Los puentes de Madison' y 'Gran Torino' ©Warner Bros)