Dos hombres, de 35 y 40 años y nacionalidad española, han sido detenidos por agentes de la Policía Nacional en Marbella, en el marco de la denominada operación 'Desagüe', por sustraer supuestamente de la vía pública 375 tapas de alcantarilla valoradas en más de 160.000 euros.

Los hurtos han afectado sobre todo a la ciudad de Marbella, pero también a varias localidades malagueñas cercanas como Torremolinos, Benalmádena y Fuengirola. La colaboración de la Policía Local marbellí ha posibilitado identificar a uno de los responsables de los hechos.

Fruto de la investigación, además, han sido arrestados dos encargados de una chatarrería de Estepona (Málaga) por su presunta responsabilidad en un delito de receptación. Según las indagaciones, conocían de la procedencia ilícita de las tapas de alcantarilla en el momento de comprarlas, han precisado desde la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación se inició en el último trimestre del año pasado a raíz de la denuncia interpuesta por un representante de una empresa que gestiona las tapas de alcantarilla en la ciudad de Marbella. Según expuso, los hechos habían sucedido en ocasiones esporádicas, si bien, en los últimos meses se había producido un repunte de robos, hasta alcanzar las 213 tapas sustraídas y valoradas en unos 106.500 euros.

El resto de las tapas de alcantarilla hasta alcanzar las 375 fueron sustraídas en zonas de Torremolinos, Fuengirola y Benalmádena, según la instrucción del caso, bajo un mismo modo de proceder, han precisado desde la Policía Nacional.

Las pesquisas condujeron a los agentes a la localización e identificación, en primer lugar, de uno de los responsables de los hechos, y días más tarde, en colaboración con la Policía Local, del segundo de ellos. Los sospechosos resultaron detenidos por su presunta implicación en un delito de hurto.

Seguidamente y gracias a las diligencias de investigación realizadas, fueron arrestados los encargados de una chatarrería de Estepona por su presunta participación en un delito de receptación.

En el establecimiento, los agentes recuperaron ocho tapas de alcantarilla -presuntamente de procedencia ilícita- y pudieron comprobar también que los sospechosos de sustraer las tapas habían acudido en 138 ocasiones desde principios de enero a la chatarrería, al objeto de dar salida a materiales.

Los agentes han podido averiguar, por último, que el material sustraído no recuperado había sido enviado a dos centros de tratamiento de materiales y fundiciones en las provincias de Cádiz y Badajoz.

Consulta aquí más noticias de Málaga.