Obesidad infantil
Imagen de archivo de un niño tomando una bebida azucarada. GTRES

Un estudio realizado por la Universidad College de Londres (Reino Unido) concluye que los hijos de madres con empleo, tanto jornada completa como a tiempo parcial, tienen un 25 por ciento más de posibilidades de sufrir sobrepeso en comparación con los niños o niñas de madres que no trabajan fuera de casa.

La investigación dirigida por Emla Fitzsimons se ha llevado a cabo con 20.000 familias con hijos nacidos entre los años 2000 y 2002. El estudio describe la obesidad como "la enfermedad crónica más común entre los niños y que probablemente persistirá en la vida adulta con efectos a largo plazo".

Otra de las conclusiones de los científicos es que el importante incremento de los índices de obesidad infantil y entre adolescentes de las últimas cuatro décadas ha ido acompañado por un similar aumento de las tasas de empleo de las madres.

Según el estudio, los hijos de las madres trabajadores tienen un 29 por ciento menos de posibilidades de comer un desayuno saludable y tienen hasta un 19 por ciento más de posibilidades de pasar más de tres horas al día frente a la televisión.

Los investigadores de University College London no consiguieron, sin embargo, encontrar una relación con "efectos significantes" entre el peso de los niños y la situación laboral de los padres. En este sentido, el estudio pone de manifiesto que la carga de cuidados de los hijos sigue recayendo sobre las madres.

Por esta razón, sugieren que, para mejorar la situación, y puesto que la incorporación de la mujer al mundo laboral es imparable, los padres deberían dar un "fundamental paso hacia delante" para involucrarse de forma activa en el cuidado y bienestar de los niños. "Los programas destinados a la promoción de hábitos saludables entre los niños deberían enfocarse tanto a madres como padres", concluye el estudio.