Crema de espárragos y jamón
Crema de espárragos y jamón  EMMA GARCÍA

De todas las cremas que hemos hecho, que no han sido pocas, esta es una de nuestras favoritas. Los espárragos tienen un sabor tan especial que mezclados con unos pocos ingredientes más hacen que esta crema también lo sea.

Ahora que empieza la temporada y vamos a ver espárragos en su máximo esplendor en el mercado, es el momento perfecto para cocinarla. Como queríamos una crema ligera, hemos utilizado leche evaporada en lugar de nata y un poco de agua para hacerla más líquida.

El sabor de los espárragos es fuerte así que, a diferencia de otras cremas, no hace falta añadir muchos vegetales. Nosotros solo hemos utilizado puerro y cebolla y ha quedado riquísima.

Ingredientes

(para dos personas)

  • 250 gr. de espárragos verdes
  • 150 gr. de puerro
  • 100 gr. de cebolla
  • 200 ml. de leche evaporada
  • 50 gr. de jamón ibérico (o serrano)
  • Sal
  • Pimienta
  • Agua

Preparación

Empezamos lavando los espárragos. Cortamos la parte inferior más dura y desechamos. Cortamos algunas puntas que usaremos para decorar, y el resto los cortamos en trozos de unos 2 centímetros. Lavamos y troceamos el puerro y la cebolla por separado.

En una sartén con aceite de oliva virgen extra salteamos las puntas de los espárragos que habíamos separado para decorar. Removemos dos o tres minutos y estarán listas. Reservamos.

En la misma sartén empezamos a pochar la cebolla. Cuando empiece a ablandarse un poco, añadimos el puerro y los espárragos. Añadimos más aceite si es necesario. Rehogamos a fuego medio unos 10 minutos hasta que los espárragos estén crujientes y la cebolla transparente. Salpimentamos.

Agregamos la leche evaporada al sofrito y removemos un par de minutos más. Lo pasamos todo a una batidora o robot de cocina y trituramos a máxima potencia hasta que no queden trozos. Añadimos poco a poco agua hasta que la crema tenga la textura que queramos, más líquida o menos. Corregimos de sal y trituramos una vez más.

Servimos la crema en boles o platos hondos. Cortamos el jamón en trocitos pequeños y añadimos un puñado en cada bol. Decoramos con las puntas de espárrago que habíamos reservado y añadimos un poco de pimienta y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.