Robot
De esta manera comunicaron a un paciente en Estados Unidos que iba a fallecer. FACEBOOK JULIANNE SPANGLER

Ernest Quintana, un hombre de 78 años, estaba ingresado muy grave en el Centro Médico Kaiser Permanente, en Fremont, California. El pasado lunes, un robot entró en su habitación. En la pantalla del mismo vio a un médico, que le informó que sus pulmones no resistían más y que iba a morir en horas. En efecto, falleció al día siguiente. La familia de Quintana ha denunciado la manera poco humana de transmitir la noticia.

Una amiga de los Quintana publicó en Facebook una foto del robot en el momento de dar la mala noticia. "Esa no es la manera de mostrar valor y compasión a un paciente", dijo la mujer, Julianne Spangler. "La máquina le dijo que no le quedaban pulmones sanos. La única opción era quitar la máscara de oxígeno que le ayuda a respirar y ponerle morfina hasta que muera", explicó esta portavoz, que añadió que era "una situación extremadamente frustrante" y "una atrocidad de cómo el cuidado médico y la tecnología se están fusionando".

Además, la esposa de Quintana no estaba en la habitación en el momento de la noticia, sino que era una nieta del hombre la que estaba acompañándole. La mujer se quejó después al hospital y según la nieta de Ernest Quintana, la respuesta del centro fue: "Esta es nuestra política, así es como hacemos las cosas".

Posteriormente, según la BBC, el hospital ha rectificado: "no apoyamos ni fomentamos el uso de la tecnología para reemplazar las interacciones personales entre nuestros pacientes y sus equipos de atención; entendemos lo importante que es esto para todos los involucrados, y lamentamos que no hayamos alcanzado las expectativas de la familia. Usaremos esto como una oportunidad para revisar cómo mejorar la experiencia del paciente en la interacción con el tele-vídeo", dijo Michelle Gaskill-Hames, vicepresidenta de Kaiser Permanente.